Dominicana ordena juicio contra alemán Brunck

Un tribunal dominicano ordenó el martes un juicio penal contra el alemán Peter Brunck, líder del grupo religioso y filosófico "Academy for Future Healh", y su hijo Daniel Roland, a quienes acusa de crear un grupo armado con intenciones de atentar contra el Estado.

Brunck, de 62 años, y su hijo fueron arrestados el 17 de octubre del año pasado en un aparatoso y cuestionado allanamiento a su casa y otras viviendas de un complejo residencial habitado por alemanes, austríacos y suizos en Sosúa, 225 kilómetros al norte de la capital.

Durante el allanamiento, en el que las autoridades confirmaron que se registraron varias irregularidades por parte de los policías, murió el alemán Peter Dittrich en un supuesto intercambio de disparos con los agentes.

La jueza Yacaira Veras, de la Cámara Penal de la provincia Puerto Plata, donde está Sosúa, consideró el martes en una audiencia a la que asistió Brunck que la fiscalía presentó suficientes pruebas para abrir el juicio en los dos acusados.

Durante el allanamiento de complejo residencial de veraneo cerca de la playa de Sosúa los agentes confiscaron dos fusiles de asalto M-16, así como seis pistolas, siete escopetas, 16 chalecos blindados y una granada, entre otros equipos militares, así como un furgón que era usado para prácticas de tiro.

Inicialmente la fiscalía solicitó el registro por supuestas denuncias de la existencia de armas de fuego y órganos humanos. Las autoridades no encontraron ningún órgano humano.

Aunque las pistolas y escopetas contaban con permisos emitidos por las autoridades, los civiles no pueden portar fusiles M-16, que llegaron de contrabando.

"La gran mayoría de los pertrechos militares estaba en la vivienda del señor Peter Brunck", aseguró a The Associated Press la fiscal Alba Núñez, encargada de la investigación.

Núñez explicó que los cargos contra Brunck y su hijo son porte ilegal de armas y constituirse en un grupo armado en contra del Estado.

De ser hallados culpables en el juicio, cuya primera audiencia no se ha programado, podrían ser condenados a un máximo de 10 años de cárcel, explicó Núñez.

"Son puras mentiras", dijo a The Associated Press José Carlos González, abogado de los acusados. Insistió en que muchas de las armas confiscadas estaban en otras casas del complejo residencial y los policías "las pusieron en la casa de Peter Brunck".

Ulrich Mühl, portavoz de "Academy for Future Health", dijo a The Associated Press que las armas pertenecían a familias de alemanes, suizos y austríacos que viven en las 22 casas del complejo residencial y las tienen como medida de autoprotección.

Mühl asuguró que los fusiles M-16 no son de Brunck ni de ningún otro miembro activo de su organización.

Brunck, que vive en Sosúa desde 2002, dirige la compañía inmobiliaria que construyó el complejo habitacional y una empresa que fabrica dispositivos terapéuticos, y viaja constantemente por los países de habla alemana para dictar seminarios sobre los principios filosóficos de su organización.

Según algunos disidentes del grupo, Brunck y su organización acumulaban armas y otros bienes ante la posibilidad de una catástrofe global en el 2012.

El abogado González dijo que solicitará la anulación del proceso judicial por las irregularidades registradas durante el allanamiento, en que alega que los policías robaron bienes, joyas y equipos de cómputo a los europeos.