Argentina: mayor control para viajar en avión

Las aerolíneas deberán brindar a partir de 2015 información pormenorizada sobre los pasajeros que trasladen al exterior y que ingresen a Argentina, una medida que según el gobierno busca prevenir distintos delitos y que ha generado polémica.

La disposición publicada el jueves en el Boletín Oficial generó la burla de decenas de usuarios de las redes sociales. En Twitter se convirtió en tendencia la etiqueta #PreguntasAfip, en relación con uno de los organismos oficiales a cargo de estos controles, la Administración Federal de Ingresos Públicos.

"¿Cuando decidimos entre pollo o pasta se lo tenemos que comunicar a (el titular de la AFIP Ricardo) Echegaray o alcanza con decírselo a la azafata? ", dice un tuit de Hernán Lombardi, secretario de Cultura de la ciudad de Buenos Aires y miembro de la opositora Propuesta Republicana.

"¿A quién querés más, a tu mamá o a tu papá?", escribió Viviana Helms, mientras que Marianela Acosta preguntó "¿Somos Arabia Saudita o Venezuela?" y José Luis Damico cuestionó "¿Qué hizo el 22 de enero de 1998 a las 22:45?"

En el marco de estos mayores controles, las aerolíneas deberán aportar más de 30 datos pormenorizados del viajante, como su nombre, documento nacional de identidad, nacionalidad, fecha de nacimiento, número de asiento, cantidad de equipaje que transporta, número de identificación del equipaje, número total de personas que viajan con él -con los datos de cada uno-, fecha de reserva del vuelo, itinerario completo del viaje, información sobre modalidades de pago e historial del pasajero.

Al rechazar las críticas, que también apuntaron a que el Fisco busca tener un mayor control impositivo sobre los ciudadanos, el titular de la AFIP Ricardo Echegaray afirmó a radio La Red que los argentinos podrán seguir viajando al exterior "sin ningún problema" y sostuvo que la información que brindarán las aerolíneas sobre sus pasajeros corresponderá a elaborar "una correcta política migratoria".

"El pasajero no tiene que transmitir ninguna información adicional de nada", dijo el funcionario, quien remarcó que los informantes serán las compañías aéreas y las agencias de viajes.

La normativa es "para optimizar los procesos de control y fiscalización, simplificar procedimientos operativos aduaneros, migratorios y de seguridad aeroportuaria, incrementando la eficiencia en la prevención de los delitos, el narcotráfico, el terrorismo internacional, la trata de personas y el tráfico ilegal de inmigrantes", afirmó a su vez el gobierno.

Tomás Ryan, extitular de la Asociación Argentina de Agencias de Viajes y Turismo, criticó la medida al señalar a Radio Mitre que es "otra traba más que se está poniendo para tratar de que la gente no viaje... para parar la salida de dólares".

Agregó que es "ridículo" y que en lugar de "atacar la causa de la falta (de divisas) o por qué, lo que buscan es poner trabas".

El gobierno aplica desde fines de 2011 una serie de restricciones para limitar la caída de reservas intencionales. Entre ellas está la autorización que se requiere para comprar dólares para viajar y el recargo que se aplica a las adquisiciones de paquetes turísticos y gastos que se realizan en dólares con tarjeta de crédito y débito en el exterior.

La nueva resolución es una medida conjunta de la AFIP, la Dirección Nacional de Migraciones, la Administración Nacional de Aviación Civil y la Policía de Seguridad Aeroportuaria.

Los obligados a proporcionar la información con suficiente antelación antes de la salida y llegada de vuelos serán los prestadores de servicios de transporte aéreo internacional -vuelos comerciales o no comerciales y regulares o no regulares-, así como los sujetos propietarios de aeronaves afectadas al uso particular y exclusivo de su titular o de sus asociados.

Para los vuelos de salida o llegada a Argentina, la información de los sujetos reservados para el vuelo debe entregarse por primera vez con 72 horas de anticipación a la partida del vuelo.

Con respecto a las salidas del país, los datos deberán ser enviados por la empresa aérea por primera vez, sin exceder un tiempo mínimo de anticipación de 30 minutos, antes del cierre de las puertas de la aeronave y una segunda vez cuando todos los pasajeros hayan abordado y el avión esté listo para la partida.