Ruhani: EEUU debe enfocarse en terroristas

El presidente iraní Hasán Ruhani exhortó el miércoles a Estados Unidos a dejar atrás temores "insignificantes" de que Teherán busca armas atómicas y lo desafió a que se una a su país en el combate a la amenaza del extremismo islámico.

Ruhani también especificó claramente que no está preparado para interferir en el caso de Jason Rezarian, un periodista estadounidense-iraní detenido en Irán bajo cargos no especificados, durante un discurso y una sesión de preguntas y respuestas auspiciada por el centro de investigación New America.

Pero la mayor parte de sus comentarios estuvieron enfocados en la amenaza que representa el grupo terrorista Estado Islámico, así como en los intentos de su país y de Estados Unidos en llegar a un acuerdo para cumplir las exigencias de la Casa Blanca de que Irán acceda a efectuar reducciones significativas a largo plazo en su programa nuclear --el cual podría ser utilizado para fabricar armas-- a cambio de que se ponga fin a las duras sanciones internacionales que enfrenta el país.

El presidente iraní pronunciará un discurso el jueves ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, y sus comentarios el miércoles tocaron algunos de los temas que probablemente destacará.

Las conversaciones sobre el tema nuclear parecen estancadas dos meses antes de que venza el plazo ampliado al 24 de noviembre. Aunque formalmente Estados Unidos está acompañado por otras cinco potencias en la mesa de negociaciones con Irán, es evidente que los estadounidenses encabezan el diálogo, y Ruhani dirigió la mayoría de sus comentarios a Washington.

Exhortó al gobierno estadounidense a "dejar de lado la política de presión hacia Irán", una referencia a las quejas iraníes de que las exigencias de Washington en las conversaciones no son realistas. Repitió que Teherán no está interesado en poseer armas nucleares, y exhortó a Estados Unidos a "dejar atrás (este) asunto insignificante".

En lugar de ello, afirmó Ruhani, los dos países deben enfocarse en la lucha contra el grupo Estado Islámico y otros organismos extremistas, los "desafíos comunes reales y graves que... amenazan al mundo entero".

Al mismo tiempo, se mostró crítico de la campaña estadounidense de bombardeos a bastiones del grupo Estado Islámico en Irak y Siria, y a la creciente coalición de países que buscan detener a los extremistas valiéndose de medios militares.

"Los bombardeos y los ataques aéreos no son la forma adecuada (para combatir a ese grupo)", afirmó, al tiempo que advirtió que la "interferencia extraterritorial... de hecho sólo alimenta y fortalece al terrorismo".

Culpando a las "interpretaciones erróneas de las realidades de la región por parte de extranjeros", Ruhani dijo que políticas estadounidenses equivocadas, incluidas la invasión a Afganistán en 2001 y a Irak en 2003, probablemente derivaron en el nacimiento del grupo Estado Islámico al crear vacíos de poder explotados por extremistas.

Insinuó también que va en interés de Occidente llegar a un acuerdo nuclear con Irán, lo que liberaría a Teherán para desempeñar un papel más activo en crear y mantener estabilidad en el mundo islámico.