Cameron pedirá que Inglaterra bombardee en Irak

El primer ministro británico David Cameron dijo que pedirá al Parlamento de Gran Bretaña que apruebe la participación del país en los ataques aéreos internacionales contra el grupo Estado Islámico en Irak.

El funcionario anunció la medida el miércoles por la noche en su mensaje ante la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Cameron mencionó la perspectiva de participar en los ataques contra los extremistas islámicos en Siria que comenzaron esta semana.

La amenaza que significa que el grupo controle amplios territorios tanto en Irak como Siria ha dominado la reunión anual de líderes mundiales esta semana en la sede de la ONU en Nueva York.

Cameron también se manifestó en contra de la idea de que sea necesario "llegar a un acuerdo" con el presidente sirio Bashar Assad para derrotar al grupo Estado Islámico, ya que considera que esa propuesta es "peligrosamente errónea". Agregó que la brutalidad del gobierno de Assad ha sido una poderosa herramienta de reclutamiento para los extremistas durante la guerra civil en ese país, que ahora se encuentra en su cuarto año.

El gobierno del presidente sirio no ha solicitado la intervención internacional en su lucha contra el grupo Estado Islámico, pero las autoridades de Irak sí.

Cameron defendió su decisión de buscar que las fuerzas militares británicas se involucren en los bombardeos en Irak, bajo el argumento de que la amenaza del grupo Estado Islámico es global y que "cuando la protección y seguridad de nuestro pueblo están en riesgo, no debemos dar concesiones en nuestra respuesta".

Hay lecciones por aprender del pasado, incluida la invasión a Irak de hace una década, reconoció, pero el "aislamiento y la retractación ante un problema como el EIIL sólo empeorará las cosas", dijo, utilizando el acrónimo del Estado Islámico para Irak y el Levante, el nombre completo del grupo.

Agregó que Irán podría ayudar para derrotar la amenaza que representa ese organismo. Cameron se reunió el miércoles con el presidente de esa nación, la primera entrevista a este nivel desde la revolución iraní en 1979.

"Podrían ayudar a garantizar un Irak más estable e inclusivo; y una Siria más estable e inclusiva", indicó Cameron sobre Irán, si bien reconoció que hay desacuerdos que permanecen respecto a otros asuntos. "Y si están preparados para hacer esto, entonces deberíamos recibir con agrado su participación".