Pennsylvania: Policía cerca de presunto asesino

El sospechoso de haber matado a un policía y herido a otro en una emboscada ocasionalmente ha sido visto por agentes antes de desaparecer entre una zona frondosa del bosque, y la policía encontró cajetillas vacías de cigarros de una marca serbia y pañales sucios que se cree él dejó en el lugar, informó el miércoles la policía estatal de Pennsylvania.

Los agentes divisaron a un hombre que creen es Eric Frein en varias ocasiones, la última de ellas el martes, dijo el comandante George Bivens el miércoles por la tarde. Pero la distancia y el terreno extremadamente accidentado que separaba a los policías del hombre cada vez que lo detectaron le dieron "la posibilidad de desaparecer", dijo Bivens a los reporteros.

Es la primera vez que las autoridades han reportado haber visto al fugitivo de 31 años sospechoso de disparar contra un cuartel de la policía estatal en Blooming Grove el 12 de septiembre. En el ataque murió el cabo Bryon Dickson y resultó herido de gravedad otro agente, que permanece hospitalizado.

De acuerdo con Bivens, el hallazgo de la policía ayuda a fortalecer la hipótesis de las autoridades de que se encuentran cerca de él mientras la persecución llega a su 12do día. La policía dice creer que Frein usa pañales para mantenerse inmóvil durante largos periodos. Las autoridades analizan los pañales a fin de confirmar que él los usó.

Frein parece estar explorando la posibilidad de evadir el perímetro que se ha establecido en torno suyo en una frondosa zona boscosa alrededor de Canadensis, área donde se crió y donde sus padres siguen viviendo, agregó Bivens.

El hombre parece que en ocasiones deseaba ser visto, manteniéndose lo suficientemente alejado como para evitar que lo capturaran, dijo el comandante.

"Casi creo que este es una especie de juego para él", indicó.

Más de 1.000 agentes han participado en la búsqueda de Frein, que la semana pasada apareció a la lista de las 10 personas buscadas con mayor interés por el FBI. Las autoridades afirman que es peligroso y se encuentra armado, y la policía tiene permiso de matarlo en caso de que se rehúse a rendirse.

La extensa búsqueda ha alterado la vida de esta zona generalmente tranquila de las Montañas Pocono, con cierres no anunciados de caminos por periodo indefinido y una directiva de toque de queda que en cierto punto llegó a impedir a los residentes salir de sus casas por más de 24 horas. Quienes no se hallaban en casa en ese momento no pudieron regresar a ella.

Los habitantes de la zona aseguran que apoyan a la policía en la búsqueda de Frein, pero la paciencia se acaba.

"Las familias están siendo separadas", criticó Adam Christmann, que no ha podido volver a su casa al menos en dos ocasiones en los últimos días.

Un abogado acusó a la policía de violar los derechos de los residentes y exhortó a quienes se sientan agravados a que lo contacten.

"El simple hecho de que uno de sus compañeros fue asesinado no les da derecho a violar TUS derechos", sostuvo Joshua Prince, de Bechtelsville, en la página de internet de su despacho de abogados.

Bivens dijo el miércoles que los agentes "hacen lo mejor que pueden para equilibrar las preocupaciones de seguridad con las necesidades de los residentes para que puedan trasladarse con libertad hacia y desde sus casas".

___

Rubinkam reportó desde el noreste de Pennsylvania.