Maduro sigue los pasos de Chávez en NY

Nicolás Maduro está siguiendo los pasos de Hugo Chávez en su primera visita a Nueva York.

El presidente venezolano se reunió con líderes comunitarios, activistas laborales y pacifistas en un evento patrocinado por Venezuela en el sur del Bronx digno de cualquier acto proselitista de Caracas.

Abundaron los disertantes vestidos con el color rojo de la revolución bolivariana y los asistentes ovacionaron a Maduro mientras hablaba de la necesidad de crear una nueva economía mundial.

Maduro fue el invitado de honor, pero fue la figura de Chávez la que dominó la velada, a través de carteles con su imagen que decoraban el auditorio del Hostos Community College. Cuando el mandatario subió al escenario, el público gritó "¡Chávez hoy y siempre!".

La comitiva de Maduro incluye a María Gabriela Chávez, la hija favorita del extinto presidente, quien hace poco fue nombrada viceembajadora ante las Naciones Unidas.

Desde 2010 ambos países están sin embajadores. Sin embargo, las frecuentes fricciones no han afectado los estrechos lazos comerciales que tienen ambos países, especialmente en el área petrolera.

En su discurso Maduro denunció que existe un supuesto complot comunicacional en Estados Unidos para desacreditarlo.

"Vinimos a traer nuestra verdad... Cuántas cosas se dicen a diario de Venezuela en los grandes medios de comunicación de occidente, cuántas mentiras se fabrican en relación a la vida de un pueblo noble como el pueblo venezolano que su único pecado es aspirar y soñar con vivir una nueva sociedad, con construir un modelo económico, social y político que trascienda el capitalismo, que supere al capitalismo con todo sus males y con todo su poder destructivo", indicó el mandatario socialista.

Maduro no tiene el carisma de Chávez y al igual que su predecesor mantiene relaciones tirantes con Estados Unidos. Pero el tono de su presentación pareció menos hostil que el que usaba Chávez, quien en el 2006 dijo que la ONU olía a azufre porque por allí había pasado el presidente estadounidense George W. Bush hijo.

El martes deleitó a la multitud al bromear sobre las esperas que tuvo que hacer como consecuencia de las medidas de seguridad relacionadas con la venida del presidente estadounidense Barack Obama a Nueva York.

Chávez es un viejo conocido del Bronx y aportó fondos a decenas de programas sociales muy necesitados de financiamiento entre 2007 y 2010. El dinero fue usado para impulsar programas de educación, subsidio de combustible para calefacción, cooperativas de alimentos y la limpieza del río Bronx.

Maduro, por otra parte, no hizo referencia alguna a la declaración que horas antes había hecho Obama pidiendo la liberación del disidente venezolano Leopoldo López.