Haití efectuará elecciones a principios del 2015

El primer ministro haitiano Laurent Lamothe dijo el martes que su país llevará a cabo las elecciones largamente demoradas a más tardar a principios del año próximo si varios legisladores de oposición no se interponen antes de que expiren sus períodos en enero.

En una entrevista con The Associated Press, Lamothe dijo que un grupo de seis senadores que han estado manteniendo a Haití "como rehén" ya no podrán hacerlo una vez que sus períodos lleguen a su fin a principios de 2015. Aun así, señaló Lamothe, espera que las autoridades aprueben una ley electoral antes de eso, medida que allanará el camino para organizar la votación, la cual tiene tres años de retraso.

La expiración de sus períodos significa que el Parlamento será disuelto. Entonces el presidente Michel Martelly gobernará por decreto.

"Del 12 de enero en adelante, ellos ya no tendrán la luz (verde) para bloquear el proceso", dijo Lamothe mientras se encontraba en Nueva York para la Asamblea General de las Naciones Unidas. "El presidente asumirá (la responsabilidad) y organizará las elecciones en cuanto pueda, en cuanto sea posible".

Si la votación no se lleva a cabo antes de que concluya el año, se efectuará en los primeros tres meses del próximo, agregó Lamothe.

Con las elecciones se busca llenar dos terceras partes de los escaños del Senado de 30 integrantes, la Cámara de Diputados completa de 99 miembros, y decenas de puestos locales. Rencillas políticas y actitud dilatoria han llevado al retraso, que ha sido recibido con una mezcla de frustración e indiferencia.

Los senadores niegan que estén demorando las elecciones y dicen que en lugar de ello están defendiendo la Constitución haitiana.

Es casi seguro que habrá turbulencias políticas antes de las elecciones.

En las últimas semanas, los partidarios del dos veces presidente Jean-Bertrand Aristide han organizado protestas amenazadoras frente a su complejo en la capital mientras enfrenta una pesquisa penal reactivada que arrancó luego de su segundo derrocamiento, en 2004.

Aristide, un ex sacerdote que sigue siendo popular y controvertido, ya no puede buscar un tercer período presidencial, según lo ordena la Constitución haitiana. Pero los líderes de su partido político, Familia Lavalas, han dicho que planean participar.

El informe del juez se enfoca en cargos de corrupción, lavado de dinero y narcotráfico interpuestos contra Aristide, señaló Lamothe, citando información que ha recibido de un juez y de las noticias.

El equipo legal de Aristide dice que es inocente y que está siendo perseguido como parte de un esfuerzo para desacreditar a su partido político con el fin de que no participe en las próximas elecciones. Lamothe negó lo anterior el martes.