Obama abre nuevo frente contra al-Qaida

La decisión de Estados Unidos de atacar al grupo Jorasán para detener un posible ataque terrorista representa una ampliación significativa de la guerra esencialmente secreta contra las fuerzas más duras de al-Qaida, un grupo que el presidente Barack Obama ha calificado de "una sombra de lo que fue".

Funcionarios federales dijeron el martes que han estado observando al grupo Jorasán, una célula de al-Qaida en Siria, desde hace años. Pero el presidente se había resistido a tomar medidas militares en Siria para no ayudar involuntariamente al presidente Bashar Assad, a quien Washington desea ver fuera del poder. Eso cambió, dijeron los funcionarios, porque la información de inteligencia mostró que el grupo Jorasán estaba en las últimas fases de la planeación de ataques contra Estados Unidos y Europa, probablemente un intento de volar un avión en pleno vuelo.

La misma noche que Estados Unidos y sus aliados árabes realizaron más de 200 ataques aéreos contra el grupo Estado Islámico en Siria e Irak, Washington lanzó por su cuenta más de 20 misiles crucero Tomahawk y otras armas contra el grupo Jorasán cerca de Alepo, en el noroeste de Siria, dijeron funcionarios del Pentágono.

No está claro todavía si el líder del grupo, a quien funcionarios estadounidenses identificaron como Muhsin al-Fadhli, pereció en los ataques. Es un kuwaití que pasó tiempo en Irán y ha sido identificado desde hace mucho como una figura importante en al-Qaida.

Pero sin importar los resultados del ataque, la necesidad de tal operación contra el grupo Jorasán ha resultado un golpe a la idea, repetida con frecuencia por funcionarios de Obama, de que las fuerzas más agresivas de al-Qaida han sido debilitadas significativamente.

El grupo Jorasán, después de todo, está formado por veteranos de al-Qaida.

"Lo que esto muestra es que al-Qaida no ha quedado debilitada", dijo Seth Jones, analista de contraterrorismo de la Rand Corp. "Es una red que abarca varios países".

Los ataques añaden a Siria a una larga lista de países en que el gobierno de Obama ha tomado medidas letales contra extremistas de al-Qaida, como Afganistán, Pakistán, Irak, Yemen y Somalia.

El grupo Jorasán es una célula de al-Qaida formada por veteranos de guerra en Afganistán y Pakistán que viajaron a Siria para unirse a Frente Nusra, la filial de al-Qaida en ese país. Funcionarios estadounidenses de inteligencia dicen que el grupo ha trabajado con especialistas en fabricación de bombas de la filial de al-Qaida en Yemen para perfeccionar armas que puedan burlar las medidas de seguridad en los aeropuertos occidentales, incluida una bomba en un tubo de pasta dental, dijo un funcionario.

El FBI y el Departamento de Seguridad Nacional emitieron el martes un boletín que dice que no hay indicación de un plan terrorista avanzado de al-Qaida o el grupo Estado Islámico dentro de Estados Unidos, pero los ataques aéreos en Siria pueden haber afectado temporalmente la planeación de ataques contra objetivos estadounidenses u occidentales.