Revelan llamada de asesino de familia en Florida

Con voz tensa pero serena, Donald Spirit dijo a la operadora del servicio de emergencias 911 que acababa de matar a sus seis nietos y esperaría el arribo de las autoridades antes de salir por la puerta trasera y suicidarse.

"Sí, señora. Le disparé a mi hija y disparé a todos mis nietos. Y estaré sentado en mis escalones y cuando ustedes lleguen me mataré", dijo Spirit, de 51 años, en la llamada cuya grabación fue hecha pública el martes.

Llamó el jueves desde su casa rodante en Bell, una población rural del norte de Florida después de matar a su hija, Sarah Spirit, de 28 años, y los hijos de ésta, Kaleb Kuhlmann, de 11; Kylie Kuhlmann, de 9; Johnathon Kuhlmann, de 8; Destiny Stewart, de 5; Brandon Stewart, de 4, y Alanna Stewart, nacida en junio.

La operadora le preguntó qué clase de arma tenía, y Spirit dijo que no importaba.

"Cuando ustedes lleguen me mataré, y entonces podrán decidir qué clase de arma es", dijo, ya un poco enojado.

"Están todos los chicos muertos en la casa... Seis chicos, un adulto... Uno de ellos es un bebé".

Repitió que pensaba matarse cuando llegara la policía. Se escucha a la operadora susurrarle a alguien que necesita ayuda y entonces se corta la comunicación.

Cuando llegaron a la casa, los agentes cambiaron algunas palabras con Spirit antes de que se matara, según la comisaría de Gilchrist.

Dentro de la casa rodante hallaron los cadáveres de los seis niños. Los de Spirit y su hija estaban fuera de la casa.

La comisaría y el departamento de policía de Florida dijeron que dieron a conocer la grabación porque la investigación está en sus últimas etapas.

Spirit usó una pistola calibre 45, y las autoridades dicen que están averiguando cómo la obtuvo. Como delincuente convicto, tenía prohibido poseer armas.