Harvey: abridor de casa para el Juego de Estrellas

El as de los Mets Matt Harvey abrirá el martes por la Liga Nacional en el Juego de Estrellas en el montículo de su propio estadio, mientras que Max Scherzer de los Tigres de Detroit será el iniciador de la Liga Americana.

En el Citi Field de Nueva York, Harvey será el primer lanzador del equipo anfitrión que lanza en el Juego de Estrellas desde que Roger Clemens lo hizo en 2004 en Houston y apenas el undécimo en la historia del clásico.

Bruce Bochy, el mánager de la Liga Nacional, anunció el lunes una alineación que tendrá como primer bate al segunda base Brandon Phillips (Cincinnati), seguido por el jardinero derecho Carlos Beltrán (San Luis), el primera base Joey Votto (Cincinnati), el tercera base David Wright (Nueva York), el jardinero izquierdo Carlos González (Colorado), el receptor Yadier Molina (San Luis), el torpedero Troy Tulowitzki (Colorado), el designado Michael Cuddyer (Colorado) y el jardinero central Bryce Harper (Washington).

El piloto de la Americana, Jim Leyland, colocó a Mike Trout (Angelinos) en el bosque izquierdo y primero al bate, delante del intermedista Robinson Canó (Yanquis), el antesalista Miguel Cabrera (Detroit), el primera base Chris Davis (Baltimore), el jardinero derecho José Bautista (Toronto), el designado David Ortiz (Boston), el jardinero central Adam Jones (Baltimore), el receptor Joe Mauer (Minnesota) y el campocorto J.J. Hardy (Baltimore).

Harvey, de 24 años, tiene foja de 7-2, 2.35 de efectividad y lidera la Nacional con 147 ponches. Será el abridor más joven de un Juego de Estrellas desde que Dwight Gooden de los Mets lo hizo en 1988 con 23 años.

Justin Verlander de Detroit fue el abridor de la Americana y cargó con la derrota el año pasado. Scherzer (13-1, 3.10) se le suma para que se convierten en los primeros lanzadores del mismo club que abren Juegos de Estrellas consecutivos desde Randy Johnson (2000-01) y Curt Schilling (2002) de Arizona.

Scherzer tenía marca de 13-0 antes de perder el sábado ante Texas. El suyo fue el mejor arranque de una campaña desde que Roger Clemens ganó sus primeras 14 decisiones en 1986.