Acusan a anarquistas por cuatro atentados en Chile

Un juez ordenó el martes la prisión preventiva de tres presuntos anarquistas por varios atentados, entre ellos uno con bomba en el subterráneo que dejó 14 heridos, y autorizó investigar los delitos en el marco de la ley antiterrorista que establece penas superiores a los 15 años.

El juez René Cerda acogió la demanda del fiscal Raúl Guzmán y ordenó una prisión preventiva de 10 meses para Juan Flores, de 22 años, y su pareja Nataly Casanova, de 25, y el arresto domiciliario parcial de Guillermo Durán, también de 25, por ataques cometidos entre julio y septiembre.

Los ataques al metro cambiaron la imagen de Santiago de Chile, considerada una de las capitales más seguras de América Latina.

El trío fue arrestado el 18 de septiembre, 10 días después del atentado con heridos en la estación Escuela Militar del metro, el peor ataque con bombas cometido desde el retorno de la democracia en 1990.

El trío fue acusado de cuatro ataques terroristas: dos a estaciones del tren subterráneo y otros dos a comisarías. La principal acusación como autor recayó sobre Flores, que durante la acción judicial casi no dejó de sonreír y hablar con sus compañeros.

La fiscalía debe aportar la mayor cantidad de evidencia para evitar lo sucedido en 2011, cuando 13 jóvenes fueron sobreseídos de cargos terroristas por falta de pruebas luego de ocho meses de cárcel y una huelga de hambre de 65 días

Durante las más de tres horas que se prolongó la lectura de cargos y difusión de pruebas, los tres acusados conversaron y rieron constantemente entre sí, aprovechando que estaban sentados en una misma banca.

El ataque al centro comercial conectado con la estación Escuela Militar del metro dejó 14 heridos, varios de gravedad, y el atentado nocturno a la estación Los Domínicos, en julio, ocasionó cinco lesionados con traumas acústicos.

En lo que va del año se han registrado 29 ataques con bombas y artefactos incendiarios. El ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo, no descartó que otras personas estén involucradas.

Peñailillo agregó que "lo que queda muy claro es que luego de 10 años en Chile y cerca de 300 artefactos explosivos e incendiarios, aquí hay muchas personas que podrían estar involucradas"

Los atentados a las estaciones del metro y comisarías pusieron en duda la eficacia de la Agencia Nacional de Inteligencia.