FARC y gobierno colombiano vuelven al diálogo

Los representantes de las FARC reclamaron el martes un cese el fuego bilateral para continuar las conversaciones de paz sin enfrentamientos con el gobierno colombiano.

"Desde el inicio de estas conversaciones hemos manifestado nuestra voluntad de convenir con el Estado un armisticio que evite continuar el derramamiento de sangre", dijo el comandante de las Fuerzas Armadas de Colombia (FARC), Iván Márquez.

Márquez, cuyo nombre legal es Luciano Marín Arango, leyó un comunicado minutos antes de ingresar a la sala donde se desarrollan las conversaciones entre las FARC y el gobierno del presidente José Manuel Santos para desarmar más de cinco décadas de conflicto.

El representante gubernamental Humberto de la Calle y su delegación no se pronunciaron a su entrada al recinto.

Márquez aprovechó la ocasión para demandar que comience a investigarse el fenómeno del paramilitarismo en Colombia pues "lo lógico es que no se demore más la resolución de un problema nodal", expresó.

Agregó que "sin el fin del paramilitarismo y sin el esclarecimiento de su origen y sus responsables, sería imposible cerrar las páginas sangrientas de nuestra historia".

Las partes se enfrascaron en continuar con el cuarto punto debatido, el resarcimiento de las víctimas, de una agenda de seis previamente establecida. Hasta ahora -la mesa se instaló a fines de 2012- se llegaron a acuerdos sobre los problemas de la tierra, la participación política y el combate al narcotráfico.