Israel mata a palestinos sospechosos de secuestro

Las fuerzas especiales israelíes atacaron el martes un refugio en Cisjordania y mataron a dos palestinos sospechosos de secuestrar y asesinar a tres adolescentes israelíes en junio, un hecho macabro que provocó una cadena de acontecimientos que llevó a la guerra en la Franja de Gaza.

La muerte de los dos sospechosos, que según el ejército israelí eran conocidos milicianos de Hamas, puso fin a una de las cacerías humanas más grandes realizadas por las fuerzas de seguridad israelíes.

Eyal Yifrah, de 19 años; Gilad Shaar, de 16; y Naftali Fraenkel, un joven de 16 años de nacionalidad israelí-estadounidense, fueron secuestrados en Cisjordania el 12 de junio cuando volvían a casa viajando "de dedo" o "autostop". Fueron asesinados poco después.

El secuestro y asesinato de los jóvenes dio lugar a una gran campaña israelí contra el grupo islamista Hamas y desató una cadena de acontecimientos que llevó a la guerra de 50 días entre Israel y Hamas en la Franja de Gaza.

Israel desplegó miles de soldados en Cisjordania en busca de los jóvenes, cerró carreteras en la zona de Hebrón y detuvo a cientos de miembros de Hamas en todo el territorio.

La búsqueda terminó el 1 de julio, cuando se encontraron los cuerpos de los tres adolescentes bajo una pila de piedras en un campo al norte de Hebrón, en Cisjordania. Las autoridades dijeron que creían que los jóvenes fueron asesinados poco después de su captura.

Desde el secuestro, las fuerzas israelíes se concentraron en la búsqueda de los sospechosos Amer Abu Aisheh y Marwan Qawasmeh, dijo el portavoz del ejército israelí, el teniente coronel Peter Lerner.

Lerner dijo a los periodistas que recientemente hubo un avance clave en la búsqueda que condujo hace una semana a la unidad especial Yamam de la policía antiterrorista hasta el escondite en una zona de Hebrón.

El martes temprano, las fuerzas especiales israelíes entraron en la planta baja de la casa de dos pisos y mataron a dos agentes de Hamas después de ser recibidos a disparos, dijo Lerner.

"Estábamos decididos a hacer justicia con los inmisericordes asesinos de Gilad, Eyal y Naftali", dijo Lerner. "La misión exitosa de hoy pone fin a la búsqueda a largo plazo y los autores del crimen ya no suponen una amenaza para los civiles israelíes".

Hamas negó durante semanas estar implicada en el secuestro. Sin embargo, durante la guerra entre Israel y Hamas, un líder exiliado del grupo responsable por las operaciones en Cisjordania admitió que su grupo era responsable de la captura y asesinato de los adolescentes.

En los días previos al estallido de la guerra en Gaza a primeros de julio, un joven palestino fue también secuestrado y asesinado en el este de Jerusalén por extremistas judíos, en un aparente ataque de venganza por la desaparición de los jóvenes israelíes.