Poblado de Washington resurge tras deslizamiento

Seis meses después del alud de tierra que dejó 43 personas muertas y destruyó parte de una carretera estatal en la localidad de Oso, esta comunidad ha dado otro paso en su recuperación al normalizar el tránsito en la vía.

El Departamento de Transporte estatal dijo que el tráfico de vehículos podrá desplazarse el martes a 80 kph (50 mph) en ambas direcciones en la carretera 530 que pasa por ese poblado del estado de Washington.

El departamento tenía previsto la reapertura total para el lunes, pero la lluvia demoró las obras de pavimentación y pintado de franjas. La carretera fue modificada respecto de su trazado original y elevada 60 centímetros (20 pies) en algunas partes.

Las cuadrillas instalaron además seis nuevas alcantarillas como parte de un proyecto de 28 millones de dólares financiado con recursos federales destinados a emergencias. Las labores de arreglo de paisajes proseguirán a mediados de octubre.

El lunes en la mañana, rescatistas y familiares de víctimas se reunieron para asistir a una ceremonia con la que conmemoraron los seis meses de la tragedia, ocurrida el 22 de marzo.

Una bandera grande de Estados Unidos fue izada hasta lo alto de un árbol que sobrevivió al alud, que causó una amplia devastación en el valle.

A las 10:37 de la mañana, el momento en que la tierra se desprendió de la cuesta, una guardia de bomberos con uniforme de gala marchó hacia el enorme árbol y puso la bandera a media asta y la elevaron después nuevamente.

Tim Ward, que perdió a su esposa, Brandy, y resultó gravemente herido en aquellos hechos, encabezó una oración en la que mencionó la renovación y el momento en el que él y sus vecinos se reúnan en el más allá con las personas que amaban, según la edición del lunes el periódico Daily Herald (http://is.gd/lTO2Ev).