Baja California trata de regresar a la normalidad

Las autoridades mexicanas trabajan para restablecer los servicios públicos y la seguridad en la península de Baja California tras el paso del huracán Odile que dejó un escenario de devastación, caos y saqueos.

La coordinadora del gobierno federal para el estado de Baja California Sur, Cristina Ruíz Massieu, dijo en rueda de prensa acompañada por el presidente Enrique Peña Nieto que la Compañía Federal de Electricidad ha enviado 200 trabajadores al estado y que en la noche del jueves habían logrado restablecer en un 50% el suministro eléctrico en La Paz, la capital estatal, y en un 70% en el norte del estado.

En el destino turístico de Los Cabos se trabaja con plantas de emergencia.

En tanto, el suministro de agua potable se restableció en un 50% en La Paz y en un 20% en Los Cabos.

Por su parte, el secretario de gobernación Miguel Ángel Osorio Chong indicó que más de 8.000 efectivos de la Secretaría de la Defensa, de la Secretaría de Marina y de la Policía Federal se desplegaron en todo el estado de Baja California Sur luego que desde el lunes cientos de pequeños comercios y supermercados fueran saqueados.

"Particularmente, la mayoría de estos elementos (saqueadores) se encuentra aquí, en el municipio de Los Cabos", dijo.

Imágenes aéreas de las localidades afectadas mostraron barrios enteros de viviendas humildes destruidas por la intensidad del viento, calles inundadas, muros derruidos, camiones volcados, autopistas con el asfalto quebrado, un aeropuerto inservible, hoteles llenos de escombros, vehículos lanzados contra el vestíbulo de un hotel y hasta lanchas de recreo que el agua llevó hasta la calle.

El secretario de Comunicaciones y Transportes Gerardo Ruíz Esparza informó de que a través del puente aéreo que ha estado operando en los últimos dos días con aeronaves de las fuerzas armadas y aerolíneas comerciales se han evacuado 18.000 turistas en 121 vuelos gratuitos.

Esparza también comunicó que la cobertura telefónica en los municipios de La Paz y Los Cabos se ha restablecido en un 30%.

El gobierno anunció que durante los próximos tres meses no habrá exigencia de pago de contribución fiscal alguna para los habitantes de Baja California. En el caso de deuda hipotecaria con el estado, el pago será diferido durante seis meses.

La Comisión Nacional del Agua mantiene la zona en alerta por tormenta tropical en el Pacífico, desde la costa occidental hasta la costa oriental de Baja California Sur, donde la tormenta tropical Polo se mueve con vientos sostenidos de 120 kilómetros por hora frente a la costa de Jalisco y en dirección norte. Podría acercarse a la costa de Baja California en los próximos días pero no se espera que deje mayores consecuencias.