Cuatro muertos por dengue en El Salvador

Las autoridades sanitarias salvadoreñas reportaron el jueves que dos niños de cinco y nueve años murieron a causa del dengue, mientras siguen en aumento los casos de la fiebre Chikungunya.

El gobierno anunció nuevas campañas de prevención en todo el país para tratar de erradicar el mosquito transmisor de las enfermedades.

El viceministro de Salud Pública, Eduardo Espinoza, advirtió en conferencia de prensa que el dengue se ha convertido en una pandemia en el Continente americano, y confirmó que en El Salvador se registran cuatro muertos en lo que va del año, mientras que se han contabilizado 39.569 casos sospechosos y 12.000 confirmados en los hospitales públicos.

Unas de las víctimas es un niño de cinco años que residía en unos de los municipios de la periferia norte de la capital, mientras que la otra de las víctimas fue identificada como una niña de nueve años que residía en San Pablo Tacachico, departamento de la Libertad, al oeste de San Salvador.

En cuanto a los casos de fiebre Chikungunya, Espinoza dijo que estos han venido en aumento cada semana, ya que de reportar 1.200 casos en siete días, pasó a 2.000 en las últimas semanas.

Detalló que San Salvador es el departamento más afectado por esta enfermedad, con un 75% de los casos.

El secretario para Asuntos de Vulnerabilidad y Protección Civil, Jorge Meléndez, dijo que debido a la presencia de la enfermedad en todo el país, implementarán un "Plan Frontal y Concentrado contra el zancudo transmisor del dengue y la Chikungunya".

La fiebre Chikungunya se encuentra en 213 de los 262 municipios del país.

Para combatir el incremento de las enfermedades, se ha programado una nueva jornada, que "constituye una estrategia concentrada y frontal contra el zancudo transmisor del dengue y el Chikungunya", con programas para eliminar criaderos, fumigación y promoción de buenos hábito de salud.

Las autoridades informaron que mantendrán un monitoreo diario de los casos de dengue y la fiebre Chikungunya para evitar tragedias como la registrada en el 2000, cuando el dengue causó más de 25 muertos, en su mayoría niños, entre 3.000 casos confirmados.