Pandillas de EEUU cambian su "look"

Por allá por 1980 y 1990 los Bloods se vestían de rojo de los pies a la cabeza, los Crips usaban prendas azules y los Latin Kings se jugaban por el negro y el dorado. Detectar a los miembros de esas pandillas era juego de niños. Pero esos días han pasado a la historia.

Las pandillas de los Estados Unidos son más cuidadosas con el uso de colores e incluso están eliminando o alterando tatuajes para evitar ser identificadas tan fácilmente por la policía y testigos, según las autoridades.

Hoy por hoy, lo más que se puede ver es un pañuelo rojo que cuelga de un bolsillo de atrás o una gorra de béisbol blanca y dorada, de acuerdo con Johnmichael O'Hare, sargento de la policía de Hartford, Connecticut, que sigue de cerca las actividades de las pandillas.

"Muchos no lucen los colores (de su banda)", afirmó O'Hare. "Tratan de no ser detectados por las autoridades".

Los pandilleros tampoco quieren llamar la atención porque están cada vez más involucrados en delitos como robo de identidad y de tarjetas de crédito, indicaron las autoridades.

"Si vas a Macys o a Neiman Marcus y usas una tarjeta obtenida en forma fraudulenta y tienes todos estos tatuajes, se hace más difícil", expresó William Dunn, detective de Los Angeles y autor del libro "The Gangs of Los Angeles" (Las pandillas de Los Angeles), publicado en el 2007.

Otro factor son las leyes aprobadas en varios estados que hacen que a la policía le resulte más fácil combatir las pandillas.

En Connecticut, por ejemplo, las autoridades están apelando a leyes empleadas para combatir el crimen organizado reservadas generalmente para mafiosos. En Los Angeles la policía puede usar órdenes judiciales para imponer toques de queda y detener gente que viste los colores de las pandillas o que está en la calle sin hacer nada.

"Por todo esto ya no lucen los colores. Y no vemos tampoco demasiados tatuajes", dijo Dunn.

Si terminan en la cárcel, por otro lado, los pandilleros no quieren ser identificados como tales porque se les impondrá un régimen más restringido por razones de seguridad, dicen las autoridades.

Lucir los colores de la pandilla siempre fue una forma de mostrar solidaridad, pero el FBI afirma que los pandilleros se están absteniendo de usar cosas que los identifiquen. Solo las usan en actos oficiales de la pandilla o en funerales, de acuerdo con un informe del FBI del 2013.

Si bien emplean cada vez menos colores y tatuajes, la policía tiene otra herramienta para identificar a los pandilleros: Facebook, Twitter y otras redes sociales.

"Hoy por hoy se declaran miembros de una pandilla en la internet", dijo O'Hare.

De todos modos, acotó, los recaudos que están tomando los pandilleros para no ser identificados tan fácilmente en la calle hace que resulte más difícil detectarlos. Las autoridades tienen que observarlos de cerca para decidir si son pandilleros o no. Recientemente, varios agentes pararon a un grupo de jóvenes que estaban perdiendo el tiempo en la calle y les hizo sentarse en el piso.

Empeñado en conseguir información sobre pandillas, O'Hare les hizo arremangarse y abrirse los botones del cuello, lo que le permitió detectar tatuajes de la pandilla Los Sólidos, máscaras del teatro con la inscripción "ríe ahora, llora más tarde" y las letras TSO, alusivas a The Solid Ones, que es la traducción de su nombre al inglés. Los agentes dejaron ir a los jóvenes, pero tomaron nota de sus nombres y de su posible filiación con pandillas.

Además de las pandillas más grandes como los Bloods y los Lating Kings, la policía lidia con organizaciones barriales más pequeñas pero igualmente violentas, que no tienen colores ni tatuajes distintivos, según las autoridades. Estas pandillas están conformadas generalmente por chicos que se conocen desde la infancia y que controlan varias cuadras, indicó O'Hare.

Una de esas pandillas, Money Green/Bedroc, de Hartford, luce ropa deportiva como la que visten la mayoría de los jóvenes, de acuerdo con un informe preparado para un jurado investigador en diciembre.

Su presunto líder, Donald Raynor, de 29 años, fue detenido el año pasado. Está siendo juzgado por asesinato y tiene pendientes otros cinco juicios por intento de asesinato.

La policía dijo que dirigía una banda particularmente violenta, que vendía drogas y tenía grupos de choque que balearon a varios rivales en el 2007 y el 2008. Raynor se ha declarado inocente en todos los casos.