Noruega: Padre de asesino siente culpa

El padre del asesino en masa noruego Anders Behring Breivik dice temer que su hijo se está volviendo más extremista y peligroso que nunca en la cárcel.

En su primera conferencia de prensa desde los ataques del 22 de julio de 2011 que mataron a 77 personas, Jens Breivik dijo que había pedido visitar a su hijo en la prisión de Oslo donde cumple una condena de 21 años que se podría extender indefinidamente. Pero el terrorista y fanático de ultraderecha le dijo en una carta que solo habrá contacto entre ellos si el padre adquiere una ideología "fascista".

La carta me asustó", dijo Breivik padre a la prensa en Oslo, donde apareció su libro "¿Culpa mía?"

"Creo que se está volviendo más y más extremista. Tal vez más peligroso también. No lo sé".

Anders Breivik, un autotitulado militante nacionalista embarcado en una cruzada para eliminar a los musulmanes de Europa, detonó un potente artefacto que mató a ocho personas en el distrito de edificios gubernamentales en Oslo. Luego fue a la isla de Utoya, donde mató a 69 personas, en su mayoría adolescentes, que asistían al campamento de verano de un grupo juvenil de tendencia izquierdista.

"Pienso mucho en la gente que perdió la vida y en los heridos", dijo Jens Breivik con voz lenta y en ocasiones entrecortada. "Ojalá pudiera pedir perdón en nombre de Anders".