India y China discuten comercio e inversiones

El presidente chino Xi Jinping prometió traer prosperidad a Asia y crear oportunidades para el mundo, al iniciar el jueves conversaciones con el primer ministro indio Narendra Modi sobre la profundización de la cooperación por medio del comercio y las inversiones.

Xi dijo que India y China, como los dos mayores países en desarrollo y mercados emergentes en el mundo, comparten una relación de significado estratégico y global.

"Podemos traer prosperidad a Asia, y podemos crear oportunidades para el mundo", dijo Xi en una ceremonia de bienvenida en el palacio presidencial en Nueva Delhi.

Pero mientras Xi y Modi comenzaban sus conversaciones en la capital india, hubo otro incidente en las tensiones de los dos países sobre la disputada frontera en los Himalayas.

Soldados indios y chinos estuvieron involucrados en un incidente junto a la frontera en región de Ladakh, en el norte de India. Funcionarios indios dijeron que soldados chinos ingresaron al territorio indio y parecían estar construyendo en la región.

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores Syed Akbaruddin les dijo a reporteros el jueves que India iba a mencionar los problemas en la frontera al líder chino durante las conversaciones.

Sin embargo, el foco central de las charlas será casi seguramente un fortalecimiento de las inversiones chinas en desarrollar la infraestructura y fortalecer las exportaciones indias en un intento por mejorar un equilibrio comercial que favorece a China.

Beijing ha dicho que está dispuesto a invertir miles de millones de dólares para desarrollar parques industriales, mejorar los ferrocarriles y puertos en India y construir otros proyectos de infraestructura. Se piensa además que Xi buscará persuadir a India de que se sume a los esfuerzos de Beijing para desarrollar rutas marítimas y terrestres para mejorar conectividad y promover comercio.

El comercio entre los dos países fue de más de 70.000 millones de dólares en el 2013. Pero El déficit comercial de India con China es ya de 40.000 millones y se teme que crezca si China usa a su vecino como vertedero para productos baratos en el futuro. Los dos países han fijado un objetivo comercial de 100.000 millones para el 2015, pero ambas partes tienen que corregir problemas en sus políticas comerciales y de impuestos para conseguirlo.