Norcorea no dialoga con EEUU sobre prisioneros

Corea del Norte no aceptó ofertas estadounidenses de enviar un representante de alto nivel para buscar la libertad de tres norteamericanos prisioneros en el país asiático, dijo un alto funcionario en Washington.

Robert King, enviado especial para asuntos de derechos humanos en Corea del Norte, le dijo el miércoles a The Associated Press que excarcelar a los detenidos proveería una apertura diplomática entre los dos países, afectadas también por el desarrollo por Pyongyang de armas nucleares. Pero dijo que Washington no iba a ceder ante intentos de "extorsionar" ganancias políticas de las detenciones.

Esta semana, Corea del Norte sentenció a Matthew Miller, de 24 años, a seis años de trabajos forzados, en una decisión que profundizó las preocupaciones estadounidenses sobre los casos. Miller, que de acuerdo con la corte destruyó su visa tras llegar a Pyongyang en abril, fue convicto de ingresar ilegalmente al país para cometer espionaje. SE espera otro juicio pronto para Jeffrey Fowle, quien fue arrestado en mayo por dejar una biblia en un club de marineros.

El gobierno de Barack Obama ofreció inicialmente enviar a King para conseguir el perdón de Kenneth Bae, un misionero coreano-estadounidense que cumple una sentencia 15 años de prisión por supuestos "actos hostiles". Pyongyang rechazó esa oferta.

King no especificó a quién planeaba enviar ahora el gobierno. Pero Scott Snyder, un especialista de estudios coreanos en el Consejo de Relaciones Exteriores, dijo que el gobierno le dijo que había ofrecido en semanas recientes enviar a Glyn Davies, que encabeza las gestiones diplomáticas estadounidenses sobre ekl programa nuclear norcoreano, y que Pyongyang no respondió favorablemente.

Corea del Norte a menudo acusa a Estados Unidos de negarse a dialogar. Davies no se ha reunido con funcionarios norcoreanos desde que un acuerdo de congelación de actividades nucleares a cambio de ayuda alimentaria se desplomó a inicios del 2012 luego que Pyongyang realizase un ensayo de un cohete de largo alcance. Desde entonces, las relaciones han empeorado, con Norcorea realizando una prueba nuclear y criticando fuertemente maniobras militares conjuntas estadounidense-sudcoreanas.