Incierto futuro de campo de golf para Río 2016

El futuro del campo de golf que se construye para los Juegos Olímpicos de 2016 en Río de Janeiro quedó en la incertidumbre el miércoles, cuando el ayuntamiento y una empresa constructora, que enfrentan una demanda, no lograron un acuerdo en los cambios propuestos por un tribunal.

Eduardo Klausner, juez de Río, dijo que se pronunciaría sobre el destino del campo de golf a menos que los acusados y un fiscal público alcanzaran un arreglo. El juez señaló que las obras pueden continuar, pero que no podían realizarse más excavaciones para el campo, ubicado en una zona considerada reserva natural.

Los acusados ofrecieron alterar el diseño de tres hoyos. Las obras están rezagadas y enfrentan ahora plazos muy complicados de cumplirse.

De acuerdo con el fiscal, quien alega que la ciudad y la constructora violaron las leyes ambientales, esa compañía debe renunciar a un gran terreno, donde se contempla la edificación de apartamentos de lujo.

El golf vuelve a los Juegos Olímpicos tras una ausencia de 112 años. Pero los retos legales, las disputas sobre propiedad de la tierra y las dudas sobre el impacto del campo en un ecosistema frágil han derivado en demoras desde hace casi cinco años.

La disputa volvió a generar preocupaciones sobre los preparativos para las Olimpiadas. En los meses recientes, éstos han avanzado más rápido en apariencia, luego que la prensa refirió los rezagos y que surgieron críticas públicas de parte de miembros del Comité Olímpico Internacional.

Ambas partes del conflicto dijeron al juez que volverían pronto a presentar propuestas. Se desconocía cuánto tiempo llevará eso, y el juez no especificó un plazo.

"Hemos asumido un compromiso para organizar los Juegos Olímpicos, eso es un hecho", dijo Klausner. "Simultáneamente, tenemos interés por preservar la naturaleza. Lo que se perdió se perdió. Ahora necesitamos una solución que atienda ambas exigencias".

Consideró "muy viable" el rediseño de los tres hoyos.

Marcus Leal, un fiscal público, se dijo preocupado sobre el impacto sobre la flora y la fauna nativa.

"Queremos cerciorarnos de que el área se preserve en el largo plazo", señaló. "Tener un campo de golf ahí no significa que la vegetación local quedará protegida".