Demanda: Policía mató a hombre desarmado

Los padres de un hombre negro abatido a balazos el mes pasado por la policía de Los Ángeles presentaron el miércoles una demanda por 75 millones de dólares contra el gobierno municipal y una demanda federal de derechos civiles contra la Policía y los dos agentes que lo balearon.

Ezell Ford, de 25 años, estaba desarmado cuando los agentes los confrontaron el 11 de agosto en una calle cerca de su casa. Los policías dicen que trataron de hablar con Ford, pero terminaron en una pelea en que lo balearon cuando trató de agarrar el arma de uno de los policías.

La demanda presentada en el Tribunal Federal de Distrito, por daños no especificados, indica que Ford no estaba infringiendo ninguna ley cuando los agentes se le acercaron y que hizo caso cuando le dijeron que se acostara en el suelo. La demanda alega que los agentes usaron fuerza excesiva que infringió el derecho de Ford a que no lo registraran sin causas razonables.

"No hay dinero suficiente que devuelva a este hombre a su familia", dijo el abogado Steven Lerman en una conferencia de prensa. "Esta es la peor tragedia".

La demanda alega que dos agentes especializados en pandillas --Sharlton Wampler y Antonio Villegas-- conocían a Ford del vecindario y sabían que sufría de problemas mentales.

La Policía de Los Angeles refirió las llamadas sobre al caso al despacho del asesor jurídico municipal, donde el portavoz Rob Wilcox dijo que las normas son no comentar sobre ningún caso pendiente. No fue posible comunicarse con los agentes en cuestión.

La demanda también alega que el gobierno municipal, la Policía de Los Ángeles y 10 superiores no identificados forman parte de una cultura que toleraba violaciones a los derechos civiles, como la caracterización racial y el uso excesivo de la fuerza contra los negros.