Wallenda anuncia próxima hazaña en cuerda floja

Nik Wallenda es un showman consumado, un equilibrista que cruzó las cataratas del Niágara y la garganta de un río en Arizona caminando sobre la cuerda floja, y ya planea su nueva hazaña, un cruce entre dos emblemáticos rascacielos de Chicago, en parte porque la ciudad tiene fama de ser ventosa.

Qué importa que los historiadores crean que el mote de Ciudad Ventosa se refiere a la cháchara de los políticos locales. La posibilidad de caminar entre edificios de 50 pisos cruzando el río Chicago --entre luces brillantes y ante cámaras que transmitirán la hazaña en vivo a 220 países-- es la clase de retorno que buscaba, dijo Wallenda el miércoles, tras anunciar que lo hará el 2 de noviembre y que será transmitido por el Discovery Channel.

"Me gusta darle siempre un poco más de dificultad", dijo a la AP Wallenda, de 35 años y miembro de la familia de equilibristas "The Flying Wallendas" (los Wallenda voladores). "En Chicago está el primer rascacielos del mundo y a mi familia la suelen llamar la primera familia en la cuerda floja. Y además, la Ciudad Ventosa... que suena muy bien: 'Nik Wallenda camina en la Ciudad Ventosa'''.

Su plan es atravesar el espacio entre una de las Torres Marina, edificios gemelos en la orilla norte del río, y el Edificio Burnett de 194 metros (635 pies) de altura, sin correaje ni red. Será la segunda caminata más alta de su carrera después de la garganta del río Little Colorado cerca del Gran Cañón, en una pendiente de 15 grados, más empinada que cualquiera de sus caminaras anteriores. Luego cruzará el río a nivel del suelo y realizará un segundo cruce en la cuerda floja, esta vez entre las Torres Marina.

La mayor dificultad está en el clima, dijo Wallenda. De manera que practicará en su campamento de Sarasota, Florida, con máquinas generadoras de viento de hasta 195 kph (120 mph), aunque no intentará la hazaña si el viento supera los 80 kph (50 mph).

El día de la caminata, "todo es un juego mental", dijo. "Sé que puedo recorrer la distancia, sé que puedo caminar sobre la cuerda... sé que puedo caminar cuesta arriba, pero entonces mi mente se distrae, y pregunta: ¿qué pasa si hace frío? ¿Y qué pasa si hay humedad o hielo?"

La tradición familiar lo lleva a tratar de superar los límites. Su abuelo, Karl Wallenda, murió en 1978 al caer de una cuerda floja en Puerto Rico.

"Sigo los dictados de mi corazón y lo que siento que será fascinante", dijo. "Lo hago para inspirar e impresionar a la gente; es mi trabajo como hombre del espectáculo".