Separatistas Quebec y Escocia comparten lecciones

Separatistas de Quebec están muy atentos esta semana para ver si el movimiento independentista escocés ha aprendido de sus intentos fallidos de romper con Canadá. Y podrían verse revitalizados si Escocia se separa de Reino Unido.

El Partido Nacional Escocés, que lidera la campaña para que Escocia vote "sí" en las elecciones por la independencia del jueves, ha estado asesorado en los últimos años por separatistas de Quebec, una provincia francófona donde fracasaron dos referéndum de independencia, aunque el último "no" fue ajustado. Los sondeos sugieren que el resultado en Escocia será reñido.

El voto para que Escocia deje Reino Unido podría convertirse en un impulso para el Partido Quebequés, que nunca ha dejado morir su sueño independentista, a pesar del fuerte descenso de sus apoyos. Jean-François Lisée, un importante miembro de la formación, dijo que las dos partes habían mantenido un dialogo abierto durante años y que el PQ tiene ahora una amplia delegación en Escocia para estudiar la campaña separatista allí.

Miembros del Partido Nacional Escocés estuvieron presentes en la última votación de Quebec en 1995, que casi resulta en independencia: el "sí" perdió con el 49,4% frente al 50,6%.

Las dos formaciones independentistas se han mantenido en contacto desde entonces, y un grupo de delegados del PNE viajó a Quebec por última vez en 2011 para interesarse por cómo habían organizado la campaña y por sus planes para obtener reconocimiento internacional si ganaban, dijo Daniel Turp, un alto cargo de las fuerzas independentistas de Quebec en 1995.

Desde entonces, sin embargo, Salmond ha intentado distanciarse de los líderes del PQ, como al no aparecer públicamente con Pauline Marois, alcaldesa de Quebec en ese momento, durante su visita a Escocia 2013. El PQ ha luchado por avivar el interés por otra votación y la pasada primavera sufrió su peor derrota electoral en décadas.