Enfermedad sigue a las inundaciones en Cachemira

Médicos que trabajan en la anegada región de Cachemira, en el Himalaya, dijeron el miércoles que están viendo brotes de gastroenteritis entre la gente refugiada en abarrotados refugios desde de que sus casas se inundaron hace dos semanas.

Además, algunos pacientes murieron debido a la falta de equipo médico básico, dijo el doctor Tariq Ahmed Tramboo. Muchos hospitales se vieron sepultados cuando las inundaciones se extendieron en más del 80 por ciento de Srinagar, la principal ciudad de la Cachemira controlada por India.

"Cuando estaba examinando a un niño de un año que apenas podía respirar, murió allí mismo en mi regazo porque no había oxígeno para darle", dijo Tramboo. El médico dijo desconocer la causa de la enfermedad del pequeño, ya que muchas de las instalaciones de diagnóstico han quedado destruidas.

"Ésta es con claridad una situación alarmante", dijo.

Las aguas anegaron buena parte de Cachemira hace dos semanas, dejando a cientos de miles de personas sin hogar en todo este territorio en disputa, tanto la zona administrada por Pakistán como la controlada por India. Miles de pueblos se han visto afectados también en la provincia paquistaní de Punjab.

La región ha quedado salpicada de escombros, basura e innumerables vacas, gallinas y perros muertos e hinchados que flotan en las aguas. El hedor de carne podrida flotaba en el aire.

El martes por la noche, las autoridades locales trabajaban para cargar en camiones los cadáveres de las vacas muertas de una granja lechera. El jefe de sanidad de Srinagar, Manzoor Ahmed, dijo que los restos se llevarían a un lote baldío a las afueras de la ciudad donde se está abriendo una profunda fosa para los animales muertos.

Aunque parte de las aguas empezaban a retroceder, amplias extensiones seguían inundadas el miércoles. Las autoridades han dicho que podría llevar meses despejar toda el agua estancada y los escombros. El gobierno y donantes privados están enviando a la zona tabletas de purificación de agua, bombas de agua y otros sistemas para limpiar agua.

El doctor Nazir Var, un pediatra que ha visto a docenas de niños con problemas estomacales en los últimos días, dijo que hay poca coordinación en los esfuerzos por atender a los enfermos y muchos médicos, enfermeras y trabajadores humanitarios están operando de forma independiente y al margen del gobierno. El médico señaló que se necesitan con urgencia formas de diagnosticar a los pacientes con enfermedades contagiosas, para evitar que las dolencias se extiendan.

"Estamos sobre una línea muy fina. Tenemos el cólera y otras plagas llamando a la puerta", dijo Var.