Colorado: demandan a minoristas de municiones

Los padres de una mujer que murió en el ataque a tiros en un cine en Colorado presentaron el martes una demanda en la que acusan a cuatro minoristas en internet de haber vendido indebidamente las municiones, gas lacrimógeno, cargadores de alta capacidad y el chaleco antibalas que el agresor usó en los hechos.

En la demanda se afirma que fue ilegal y una negligencia vender todos esos materiales a James Holmes, a quien se acusa de matar a 12 personas y herir a 70 en el ataque ocurrido el 20 de julio de 2012.

Los padres de la víctima aseguran que esas compañías no tenían salvaguardas para impedir que gente peligrosa les comprara esos artículos.

"Era altamente predecible para los acusados que sus posibles clientes incluyeran a personas que tuvieran intenciones criminales, personas como James Holmes", se afirma en la demanda.

La demanda fue presentada por Sandy y Lonnie Phillips, de San Antonio, cuya hija, Jessica Ghawi, figuró entre las víctimas fatales.

"Les estamos avisando (a las compañías de la demanda)", declaró Lonnie Phillips en conferencia de prensa en Colorado. "Vamos por ustedes en tribunales", agregó.

La demanda renueva la controversia del control de armas en los tribunales en momentos que los defensores de restricciones más estrictas han estado relativamente callados en el estado y en la política nacional, preocupados de incitar que acuda a las urnas un número mayor de electores que apoyan el derecho a la tenencia de armas.

Después que Colorado aprobó en 2013 leyes para el control armas, los electores echaron a dos legisladores que apoyaron la medida. Un tercero renunció para evitar una posible elección revocatoria.

Ghawi, de 24 años, era aspirante a periodista deportiva que había llegado el año antes desde Texas. Menos de dos meses antes de su muerte, había sobrevivido a un tiroteo en un centro comercial en Toronto en el que murieron dos personas y varias resultaron heridas.

___

Dan Elliott está en twitter en http://twitter.com/DanElliottAP