Argentina propone nuevo canje de deuda

La presidenta Cristina Fernández anunció el lunes que enviará al Congreso un proyecto de ley para lanzar un nuevo canje de deuda declarada en cesación de pagos en 2001 para aquellos bonistas que no adhirieron a dos procesos similares previos.

Fernández hizo el anuncio en un mensaje por cadena nacional tres días después que un tribunal federal de apelaciones de Estados Unidos emitió un fallo contra el país en un litigio iniciado por tenedores de bonos argentinos que reclaman el pago del 100 por ciento de la deuda contraída.

"Mañana (por martes) vamos a enviar un proyecto de ley al Congreso... (para) abrir por tercera vez el canje de deuda para ese 7% que no ha ingresado. Queremos hacer frente a los compromisos de la Argentina. Hoy no lo podríamos hacer. Por eso vamos a mandar un proyecto al Congreso", dijo Fernández. El parlamento es el único facultado por la Constitución a resolver sobre la deuda externa del país.

Argentina declaró en 2001 la cesación de pagos de su deuda externa por unos 100.000 millones de dólares, la mayor en la historia financiera mundial. En 2005 y 2010 el gobierno ofreció a los bonistas pagarles menos de 30 centavos por cada dólar de valor nominal de la deuda morosa. Más de 90% de los tenedores de deuda aceptaron, y el resto demandó en Estados Unidos.

El Tribunal Federal de Apelaciones del Segundo Distrito en Manhattan le dio la razón a un grupo de bonistas que reclaman el pago de unos 1.400 millones de dólares. No obstante, el fallo todavía no está firme ya que Argentina aún tiene la chance de apelar ante la Corte Suprema estadounidense.

En el mencionado fallo, el tribunal consideró a la Argentina como "un deudor especialmente recalcitrante" y rechazó los argumentos de la parte demandada, según la cual un fallo adverso al país sudamericano implicaría desestabilizar el sistema financiero mundial y dificultar en extremo cualquier condonación de deuda futura.

En su primera referencia pública al fallo adverso, la presidenta lo calificó como "un poco injusto... dice que nos condena porque Argentina es un deudor recalcitrante. Desde 2003 a la fecha hemos pagado 173.733 millones de dólares. Más que deudores recalcitrantes somos pagadores seriales".

En este marco, la presidenta también presentará ante el Congreso otro proyecto para que los bonistas que sí aceptaron la quita cobren en Buenos Aires y no en Estados Unidos como hasta ahora para así evitar posibles embargos como consecuencia del fallo de la corte de apelaciones.

"Los que tienen bonos argentinos vamos a reemplazar esos títulos por bonos similares, en moneda extranjera pero pagaderos aquí en la Argentina", explicó Fernández.

En principio la aprobación de ambas iniciativas estaría asegurada pues el oficialismo tiene el control de ambas cámaras del Congreso.