Minnesota, ejemplo de prevención de extremismo

Cuando jóvenes de Minneapolis empezaron a viajar a Somalia hace siete años para unirse a un grupo terrorista en medio de una guerra civil, los investigadores que intentaban detener el proceso acudieron directamente a la comunidad somalí local para generar confianza y comprensión.

La campaña nacional para prevenir el reclutamiento de occidentales, ahora por el Estado Islámico en Siria e Irak, podría aprender de Minnesota. El secretario de Justicia, Eric Holder, dijo el lunes que su departamento está lanzando una serie de programas piloto para detectar a los extremistas estadounidenses que pretenden sumarse a organizaciones terroristas en países del Medio Oriente.

Se dieron a conocer escasos detalles, pero Holder dijo que la campaña reuniría a dirigentes religiosos, fiscales y representantes comunitarios. El programa sería acogido con agrado en Minnesota, donde las autoridades investigan cómo se reclutó a un puñado de personas para viajar a Siria a combatir con los milicianos. Entre junio y la semana pasada, se envió órdenes de comparecencia ante un jurado de instrucción a varios somalíes.

"Parece que la comunidad está siendo sitiada y que se recluta a chicos día y noche, y hay que hacer algo inmediatamente para detener esto", dijo Omar Jamal, director de Amigos Estadounidenses de Somalia. "Tienen que actuar rápidamente... Temo que será insuficiente y demasiado tarde".

Las autoridades han confirmado que al menos un hombre de Minnesota murió combatiendo para el Estado Islámico y algunas familias temen que sus hijas han viajado a luchar por la causa.

Las autoridades en Minneapolis empezaron a hablar con las comunidades en riesgo hace varios años, cuando somalíes locales empezaron a regresar a su país para combatir con al-Shabab, un grupo terrorista vinculado con al-Qaida. Desde 2007, unos 22 jóvenes somalíes viajaron de Minnesota a Somalia a combatir.

Ralph Boelter, que era jefe de la oficina del FBI en Minneapolis cuando los viajes a Somalia salieron a la luz, dijo que almorzó con miembros de la comunidad, habló por la televisión y radio somalíes y mantuvo relaciones con grupos tanto juveniles como de ancianos.

Las partidas hacia Somalia aparentemente disminuyeron, aunque la pérdida de poder de al-Shabab junto con varios juicios de gran repercusión, generalmente por dar apoyo material al terrorismo, aparentemente sirvieron para disuadir a algunos.

___

Amy Forliti está en Twitter como: http://www.twitter.com/amyforliti