Agua estancada, una amenaza sanitario en Cachemira

Los expertos temen que haya una crisis sanitaria en ciernes, casi dos semanas después de que importantes inundaciones anegaran buena parte de Cachemira, y con innumerables cadáveres de ganado flotando hinchados en las aguas que siguen estancadas en la región.

Los médicos ya están viendo casos de diarrea, alergias de la piel y hongos entre la población. Los equipos de rescate trabajan para ofrecer asistencia médica, bombas de agua y sistemas de purificación.

"La necesidad más esencial ahora mismo es la de agua limpia", explicó el doctor Swati Ya, que trabaja con el grupo humanitario Americares.

La escala del desastre no tiene precedentes en la región del Himalaya, que está dividida entre India y Pakistán y reclamada por ambas.

En la Cachemira india, más de 200 personas murieron y otras 275.000 fueron evacuadas desde el comienzo de las inundaciones hace 13 días.