EEUU, un equipo de básquetbol intocable

Pareciera tan distante en el tiempo, aunque sólo han transcurrido una década.

Estados Unidos era el tricampeón olímpico vigente, pero su equipo de básquetbol reflejaba puro caos. Fueron el hazmerreír como locales del Mundial de 2002 e improvisaron su convocatoria para los Juegos de Atenas 2004. Se exponían a ser derrotados.

Y fue exactamente lo que ocurrió, cuando Puerto Rico les vapuleó 92-73 en el primer partido.

Ahora, sin embargo, el básquetbol de Estados Unidos goza de estabilidad y domina en todas las ramas y divisiones.

Mike Krzyzewski, sin embargo, no se fía. El entrenador de la selección estadounidense asegura que encara el desafío de los Juegos de Río 2016 como si fueran los de Atenas.

"Creo que podemos perder nuestro proximo partido", dijo Krzyzewski. "Nos preparamos de esa manera porque sabemos que todos los rivales son de cuidado".

Pero los estadounidenses claramente están un escalón encima de los demás, algo plasmado en la victoria 129-92 ante Serbia para conquistar el título de la Copa Mundial de básquetbol.

Los estadounidenses ahora presumen de su condición de bicampeones vigentes del mundo, junto a sus dos medallas olímpicas de oro ganadas en las justas de Beijing 2008 y Londres 2012.

Se consagraron en el Mundial de España a lo más granado y estarían en condiciones de armar un temible equipo para Brasil.

Las puertas están abiertas en caso que LeBron James, Carmelo Anthony y Chris Paul quieran conquistar un tercer oro olímpico. Kevin Durant y Kevin Love podrían volver tras declinar ir al Mundial. Y varios de los integrantes de los flamantes campeones del mundial recibirán consideración, como es el caso de Kyrie Irving (jugador más valioso en España), al igual que los también escoltas James Harden, Stephen Curry y Klay Thompson, junto a los delanteros Anthony Davis y Kenneth Faried.

Y no hay que pasar por alto el nivel que Derrick Rose podrá tener dentro de dos años, considerando que tuvo un Mundial irregular tras perderse casi todas las últimas dos temporadas tras un par de cirugías en la rodilla.

Si nadie pudo vencer a un menguado Estados Unidos en este Mundial, entonces ¿quién será capaz de hacerlo en 2016?

"Sólo si nos presentamos sin tomarlo con seriedad", comentó Curry.

"No podemos despreciar a nadie. Es un torneo de primera categoría, los equipos se reforzarán en estos dos años para afrontar los Juegos Olímpicos. Así que nosotros, sin importar el grupo que irá a Brasil, si no tenemos la misma mentalidad que tuvimos acá, en Estambul, Londres y Beijing, pues estamos a merced de perder. Tenemos que mantener la misma concentración y energía para prolongar este dominio", añadió.

Se suponía que España iba perforar este dominio, puesto que tuvieron contra las cuerdas a mejores equipos de Estados Unidos en las últimas dos finales olímpicas. Pero no supieron aprovechar su localía no que convocaron a sus mejores figuras.

El esperado duelo en la final no se pudo dar, luego que Francia eliminó a los españoles en los cuartos de final.

"España tiene un tremendo equipo, pero todo puede acabar con un mal día. Un mal día. Nuestra tarea es cuidarnos de no tener malos días", indicó Krzyzewski. "Por ahora estamos bien".

Sólo han tenido un día funesto bajo la dirección de Krzyzewski, una derrota ante Grecia en las semifinales del Mundial de 2006, su primer torneo. Llevan 63 victorias consecutivas, incluyendo las exhibiciones, desde entonces. Y su marca es de 74-1 desde que Jerry Colangelo asumió como gerente de la selección.

A la vista no asoman candidatos para derribarlos de su trono, con los planteles de España y Argentina muy viejos. Los de Serbia y Lituania precisan de más experiencia. Tal vez sea Francia, que de ganar el campeonato europeo el año pasado y se llevó el bronce en Madrid sin contar con su armador Tony Parker.

Tras ver a su equipo promediar 104,6 puntos y ganar por diferencia de 33 por partido, Krzyzewski insiste que el riesgo de perder está latente.

"Creo que una de las razones que hemos ganado es porque respetamos al rival. Sabe de la calidad de todos", indicó el técnico. "Nos preparamos al máximo y hemos aprendido de lo que se hace en el extranjero. Somos mejores ahora".