Milicias en Libia enfrentan ataques misteriosos

Aviones de combate no identificados realizaron el lunes cuatro ataques cerca de Trípoli, dejando como resultado una persona muerta y cinco heridos, dijeron un vocero y un comandante de milicias islamistas en Libia.

Una serie de ataques aéreos misteriosos, que según habían dicho previamente funcionarios estadounidenses fueron realizados por Egipto y los Emiratos Árabes Unidos, han reforzado la percepción de que Libia se ha convertido en un campo de batalla para conflictos regionales más grandes entre terceros --con Turquía y Catar que respaldan a las milicias islamistas y Egipto, Arabia Saudí y los Emiratos Árabes que apoyan a sus rivales.

El espectro de una intervención regional ha creado una atmósfera lóbrega sobre la nación cada vez más fracturada, la cual cayó en la turbulencia tras el derrocamiento del dictador Moamar Gadafi en medio de una insurrección respaldada por la OTAN en 2011, la cual dio origen a un conjunto dispar de milicias fuertemente armadas y cada vez más insubordinadas.

Mohammed al-Gharyani, vocero de la alianza Amanecer de Libia, dijo que los ataques aéreos tuvieron como blanco a la ciudad de Garian, ubicada a 80 kilómetros (50 millas) de Trípoli. Los milicianos indicaron a los residentes que abandonaran las áreas objetivo, agregó.

El comandante de una milicia, quien pidió no ser identificado, señaló que los ataques fueron contra las bodegas de municiones y depósitos de armas de Amanecer de Libia, y tuvieron como objetivo debilitar el poder del grupo sobre la capital.

Un grupo de apoyo de las milicias islamistas de la capital, llamado Cuarto de Operaciones para los Revolucionarios de Trípoli, dijo que los ataques fueron realizados por aviones de combate de los Emiratos Árabes y los describió como "un fracaso".

Libia tiene actualmente dos parlamentos y dos gobiernos rivales. Uno fue elegido recientemente y tiene su sede en Tobruk, a donde se mudó después de que milicias islamistas tomaran el control tanto de Trípoli como de Bengasi, la segunda ciudad más grande de Libia. El parlamento previo, encabezado por islamistas, permanece en Trípoli y tiene el respaldo de milicias.

El primer ministro Abdullah al-Thinni acusó el domingo a Catar de interferir en los asuntos de Libia al enviar cargamentos de armas a las milicias aliadas de islamistas en Trípoli. Al-Thinni dijo a Sky News Arabia, con sede en Dubai, que su gobierno recibió reportes sobre tres aviones cargados con armas que aterrizaron en la base aérea de Matiga, bajo control islamista.

Al-Thinni amenazó con cortar las relaciones con la pequeña nación del Golfo Pérsico, la cual hasta recientemente albergaba a miembros del grupo Hermandad Musulmana, prohibido en Egipto, y apoyaba a otros grupos islamistas en la región.

Catar rechazó las acusaciones de al-Thinni, mientras que el vice ministro de Relaciones Exteriores Mohammed al-Rumaihi dijo a la agencia estatal de noticias que las acusaciones eran "falsas y sin fundamento". El comunicado catarí señaló que al-Thinni no ha dicho nada respecto a los referidos ataques de Egipto y los Emiratos Árabes.