Consejo de Seguridad tratará crisis del ébola

Estados Unidos convocó a una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad de la ONU el jueves para tratar la crisis del ébola en África Occidental, diciendo que la situación en el terreno es "desesperada" y empeora cada día.

La embajadora norteamericana ante las Naciones Unidas, Samantha Power, dijo que Estados Unidos había pedido a los 193 estados miembros de la organización que acudan a la reunión con "promesas concretas" para combatir el brote, especialmente en Liberia, Sierra Leona y Guinea, los países más golpeados.

"La tendencia de esta crisis es grave, y sin medidas internacionales enfrentamos una potencial crisis de salud pública que pudiera provocar muchos más fallecimientos de los que se pronostican en este momento, y retrasar una generación a los países de África Occidental", dijo Power a los reporteros el lunes. "Es una crisis peligrosa, pero la podemos controlar si la comunidad internacional se une para enfrentarla decididamente".

El peor brote de ébola en la historia ha golpeado con la mayor fuerza a Liberia, Sierra Leona y Guinea, pero también ha llegado a Nigeria y Senegal. Se le culpa de más de 2.200 muertes. El virus del ébola se transmite por contacto directo con los fluidos corporales de pacientes, lo que hace a los médicos y enfermeras particularmente vulnerables porque no hay vacuna ni tratamiento aprobado contra la enfermedad.

Power dijo que la reunión del jueves por la tarde sería una ocasión muy poco común en que el Consejo de Seguridad, responsable de hacer frente a las amenazas a la paz y la seguridad internacional, trate una crisis de salud pública.

Se espera que el secretario general Ban Ki-moon informe al consejo, junto con la doctora Margaret Chan, directora de la Organización Mundial de la Salud, y el doctor David Nabarro, recientemente nombrado coordinador de la ONU contra la enfermedad, así como representantes de los países afectados.

Un diplomático, el cual habló a condición de no ser identificado porque el anuncio oficial no se había hecho, dijo que sería la segunda vez que el consejo aborda un asunto de salud pública.

El fallecido Richard Holbrooke, ex embajador estadounidense ante la ONU, organizó una reunión del consejo en enero del 2000 para tratar la pandemia del sida, en la que el entonces vicepresidente Al Gore pronunció un discurso.