Alemania juzga a un supuesto miliciano islámico

Un alemán de 20 años fue a juicio el lunes en Fráncfort, acusado de pertenecer al grupo extremista Estado Islámico, en el primer caso de este tipo que lleva Alemania a los tribunales.

La fiscalía alega que Kreshnik Berisha, que en el pasado jugó para un club de fútbol judío, viajó el año pasado a Siria y combatió con el grupo armado antes de regresar a Alemania cinco meses más tarde.

Berisha, que se expone a hasta 10 años de cárcel por pertenencia a organización terrorista extranjera, fue detenido en diciembre en el aeropuerto de Fráncfort y lleva detenido desde entonces.

Se han redoblado las medidas de seguridad para el juicio, que se espera dure al menos hasta noviembre. El proceso comenzó apenas unos días después de que Alemania prohibiera oficialmente los símbolos de Estado Islámico y toda actividad propagandística del grupo.

Las autoridades dicen que más de 400 alemanes se unieron a grupos yihadistas combatiendo en Siria desde el inicio del conflicto en el país. Algunos son conversos al Islam, pero muchos --como Berisha-- vienen de familias musulmanas establecidas en Alemania.

Al parecer, la radicalización de Berisha se produjo en pocos años. En 2011 parecía "muy amable, modesto", según el presidente del TuS Makkabi Frankfurt, el club judío de fútbol más destacado de Alemania, para cuyo conjunto sub 17 jugó Berisha.

"No había indicios de lo que vendría después", dijo Alon Meyer, que entrenó al equipo juvenil un nivel por encima del que integró Berisha.

"Esto demuestra lo fuertes que deben haber sido las fuerzas que convirtieron a un jugador bien integrado en un terrorista aspirante", dijo a la Associated Press en una entrevista telefónica.

Meyer dijo que la velocidad a la que Berisha pasó de jugar para un club judío de fútbol a sumarse a un grupo yihadista radical subrayaba "con cuánta fuerza tenemos que enfrentarnos a esta clase de racismo o estamos en problemas de verdad".