EEUU: Fármaco antiadicciones, peligro para niños

Un medicamento contra las adicciones que se utiliza para combatir la epidemia de consumo de heroína y analgésicos en Estados Unidos representa una amenaza para los niños que accidentalmente ingieren fármacos prescritos a adultos en sus familias, de acuerdo con un estudio federal. Algunos menores han fallecido por esta situación.

En el estudio se determinó que la buprenorfina es el medicamento de prescripción médica para adultos al que se relaciona con el mayor número de hospitalizaciones de emergencia de niños de seis años o menos.

Por cada 100.000 pacientes a los que se ha prescrito buprenorfina, 200 chicos fueron hospitalizados por ingerirla, de acuerdo con el estudio. Esa tasa cuatruplica la estadística del medicamento que le sigue en el mayor número de hospitalizaciones de menores y que sirve para controlar la presión sanguínea.

Casi 800 niños son hospitalizados cada año por la ingestión de buprenorfina, de acuerdo con el documento.

La investigación, difundida el lunes en la revista Pediatrics, incluyó estadísticas de 2007 a 2011. No incluyó muertes, pero otras publicaciones médicas han documentado los fallecimientos derivados de los incidentes de ese tipo.

El doctor Daniel Budnitz, principal autor del estudio y director de seguridad de la medicación en el organismo federal Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés), dijo que los cambios en los paquetes del medicamento efectuados desde la conclusión del estudio podrían contribuir a reducir los riesgos, aunque no hay disponibles nuevas estadísticas a nivel nacional.

"Tenemos confianza en que veamos un declive", afirmó.

Las estadísticas sobre las muertes ponen de relieve la importancia de mantener los medicamentos escondidos y lejos del alcance de los niños, declaró Budnitz.

La bubrenorfina es un opiáceo con un poder analgésico 50 veces mayor que la morfina. En los adictos, el medicamento puede servir para reducirles la ansiedad por falta de droga y los síntomas del síndrome de abstinencia sin producirles una narcótica.

En los niños, este fármaco puede causar vómitos, sedación y respiración lenta a niveles peligrosos.

La forma más ordinaria del medicamento es un compuesto de buprenorfina con naloxona, un fármaco utilizado como antídoto para casos de sobredosis de heroína o de otras drogas opioides.

Este compuesto se vende como genérico y con la marca Suboxona. Está disponible en tabletas y en una presentación individual en tiras finas que se disuelven bajo la lengua. En la mayoría de las hospitalizaciones, los chicos habían ingerido tabletas, según Budnitz.

El experto dijo que los problemas de respiración que pueden ser mortales en los niños quizá expliquen en parte la alta tasa de hospitalizaciones. Los frascos de las tabletas, aunque sean a prueba de niños, podrían representar el mayor peligro porque los chicos que logren abrirlos pueden ingerir más de una píldora, apuntó.

___

En internet:

Pediatrics: http://www.pediatrics.org

___

Lindsey Tanner está en Twitter como http://www.twitter.com/LindseyTanner