Continúa avance de partido anti euro en Alemania

Un nuevo partido que ha ampliado su postura contra el euro para atraer a más votantes de oposición ganó el domingo escaños en otras dos legislaturas estatales alemanas, con lo que mantuvo su impulso reciente e intensificó el dolor de cabeza de las agrupaciones políticas ya establecidas.

El Partido Alternativa por Alemania (AfD, por sus siglas en alemán) obtuvo 10,6% de los votos en el estado de Turingia, en el este del país, y 12,2% en Brandenburgo, que rodea Berlín.

"Estamos contentos de que el pueblo haya votado por una renovación política en nuestro país", dijo su líder Bernd Lucke.

El año pasado, el AfD se quedó corto por poco y no consiguió el 5% de apoyo requerido para formar parte del Parlamento nacional de Alemania. Desde entonces ha estado obteniendo escaños en el Parlamento Europeo y, hace dos semanas, sus primeros asientos en un Parlamento estatal en el este de Sajonia.

Otros partidos han dicho que no gobernarán con el AfD, que promueve abandonar el euro en su forma actual. Ha desarrollado una imagen socialmente conservadora, pero también ha atraído a votantes opositores de todo tipo con una retórica dura en torno a la delincuencia y la inmigración.

Los resultados del domingo no dejaron en claro quién gobernará Turingia. El opositor Partido Izquierda, el cual tiene raíces ex comunistas, espera instalar su primer gobernador estatal y terminar el dominio que los conservadores de la canciller Angela Merkel han ejercido sobre la región los últimos 24 años.

El Partido Demócrata Cristiano de Merkel fue el más fuerte en los comicios, pero el respaldo de 33,5% de los votos que recibió fue insuficiente para que obtuviera la mayoría. La gobernadora conservadora Christine Lieberknecht espera mantener la alianza con el Partido Social Demócrata de centro-izquierda, la misma combinación que gobierna a la nación.

Sin embargo, los socialdemócratas han planteado la posibilidad de participar en una coalición de tres partidos bajo el Partido Izquierda de Bodo Ramelow, el cual terminó en segunda posición con 28,2% de los votos. Perdieron aproximadamente una tercera parte de su apoyo, y sólo recibieron 12,4% de los sufragios.

La esperanza de una alianza de izquierda tanto del gobierno estatal saliente como de Ramelow tendría sólo mayoría de un escaño.

A los votantes no les agradó la falta de claridad sobre con quién se asociarían los socialdemócratas, admitió el líder del partido y vicecanciller Sigmar Gabriel, quien agregó que los partidos establecidos necesitan "actuar más ofensivamente" frente al AfD.

"El programa que tienen aniquila empleos", dijo a la televisora ARD.

En Brandenburgo, el Partido Social Demócrata ha dominado desde hace mucho tiempo y ganó nuevamente el domingo. El Partido Izquierda es su socio de coalición ahí; ellos podrían continuar con esa alianza o cambiar al partido de Merkel.

La afluencia a las urnas fue baja en ambos estados, un factor que podría haber favorecido la fortaleza del AfD.