Suecia: Prevén triunfo de oposición en comicios

La oposición de izquierda se vislumbraba como la clara ganadora de las elecciones del domingo en Suecia, aunque sin una mayoría parlamentaria, según una encuesta a boca de urna.

El sondeo de la televisión pública SVT le dio al bloque rojiverde, encabezado por los socialdemócratas, el 44,8% de los votos, frente al 39,7% para la Alianza de centroderecha que ha estado en el poder durante los últimos ocho años.

Si el resultado se confirma, ocho años de recortes de impuestos y políticas a favor del mercado bajo el primer ministro Fredrik Reinfeldt probablemente llegarían a su fin en Suecia.

Sin embargo, también significaría que se avecina una situación complicada. Si bien el líder socialdemócrata Stefan Lofven probablemente sería elegido para formar un nuevo gobierno, los Demócratas de Suecia, que están en contra de la inmigración, serían el fiel de la balanza de poder en el Parlamento. El partido, otrora de extrema derecha, casi duplicó su apoyo al alcanzar el 10,5% de las preferencias, según la encuesta de salida.

Esto podría dificultar que Lofven consiguiera formar gobierno. Si gana las elecciones, se espera que sostenga conversaciones de coalición con el ecologista Partido Verde y el ex comunista Partido de Izquierda.

Pero incluso si se suma el apoyo de un pequeño partido feminista, que según el sondeo de boca de urna bordea el umbral del 4% necesario para entrar en el Parlamento, sería improbable que obtenga una mayoría.

El analista político Mikael Sundstrom, de la Universidad Lund, dijo que Lofven puede tratar de congregar a uno de los cuatro partidos de centroderecha en la Alianza de Reinfeldt para construir una coalición más sólida, aunque ninguno de ellos ha expresado su deseo de trabajar con los socialdemócratas.

Reinfeldt, que asumió el cargo en 2006, se ha convertido en el gobernante conservador que más tiempo ha estado al frente del país en la historia de Suecia.

Aunque ha recibido elogios internacionales por sacar adelante en relativamente buena forma a la economía sueca durante la crisis de la deuda en Europa, muchos están preocupados de que las políticas del gobernante favorables al mercado hayan minado el generoso sistema de prestaciones sociales del país.

El gobierno de coalición de centro derecha de Reinfeldt redujo el impuesto sobre la renta e impuestos a las empresas, suprimió un gravamen a la riqueza, redujo prestaciones sociales, flexibilizó leyes laborales y privatizó compañías estatales, como el fabricante del vodka Absolut.

En tanto, la brecha entre los ricos y los pobres se ha ampliado a un ritmo más veloz en Suecia que en la mayoría de los países desarrollados, aunque esa nación se mantiene entre aquellas que tienen una sociedad con mayor igualdad en el mundo, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico.

___

Karl Ritter está en Twitter como http://twitter.com/karl_ritter