Cientos se van a huelga en planta de Lear Corp.

Cientos de trabajadores que protestan por lo que algunos califican de sueldos miserables se fueron a la huelga el sábado en la planta de Lear Corp. en el noroeste de Indiana que fabrica asientos para vehículos, que pudiera afectar una importante planta de ensamblaje de Ford en Chicago.

La planta, ubicada unas 45 kilómetros (28 millas) al sureste de Chicago en Hammond, emplea a 760 empleados que fabrican asientos para los modelos Explorer y Taurus que se ensamblan en la planta de Ford en Chicago, y que pudiera quedar vulnerable a cualquier afectación seria de la cadena de suministro porque opera con un modelo en que reciben las piezas pocas horas antes de instalarlas, en vez de tener existencia en un almacén.

La huelga del sábado obligó al cierre de la planta Lear, según un comunicado del sindicato United Auto Workers. Todos los empleados de la planta abandonaron sus puestos de trabajo tras dos meses de negociaciones de contrato.

Los trabajadores aceptaron un sistema de paga de dos niveles que limitaba el sueldo a 16 dólares la hora para los recién contratados como forma de ayudar a la compañía a salir de la bancarrota, pero ese sueldo no ha aumentado con la recuperación financiera de la empresa. La mayoría de los empleados de la planta están en la clasificación salarial más baja, dijo Hanif Hassan, vicepresidente del Local 2335 de la UAW.

"El sistema de dos niveles permitió al sector recuperarse de esa situación, y se ha recuperado, se ha recuperado muy bien", dijo Hassan.

Las ventas de vehículos en Estados Unidos crecieron en junio su ritmo más rápido en ocho años.

"La meta es eliminar el nivel salarial más bajo", agregó Hassan.

Algunos empleados del nivel más bajo ganan tan poco como 11 dólares la hora, mientras que Hasan dijo que los del nivel superior pueden ganar casi 20 dólares la hora.