Premier iraquí prohíbe cañonear áreas civiles

El primer ministro de Irak anunció el sábado que ordenó al ejército que cese los cañoneos a zonas civiles bajo control de extremistas islámicos, para no cobrar vidas de "víctimas inocentes", en momentos en que las fuerzas armadas tratan de recuperar ciudades y pueblos capturados por Estado Islámico.

"Emití esa orden hace dos días porque no quiero ver más víctimas inocentes en lugares controlados por Daesh", dijo el primer ministro Haider al-Abadi en una conferencia de prensa, refiriéndose a Estado Islámico por su acrónimo árabe.

Acusó a los extremistas de usar a civiles como escudos humanos para impedir el avance de las fuerzas iraquíes de seguridad, pero prometió continuar operaciones militares contra el grupo, que tomó control de vastas porciones de territorio en el norte y el oeste de Irak en una ofensiva en junio.

"Continuaremos acechándolos y sabemos que se ocultan detrás de civiles", dijo el premier.

El enviado de la ONU a Irak, Nickolai Mladenov, presente en la conferencia, saludó el compromiso de al-Abadi de proteger a los civiles.

Las tácticas del ejército han causado dese hace tiempo la furia de la minoría suní en el país, lo que ha llevado a que muchos recibiesen a los extremistas como liberadores cuando irrumpieron en áreas de mayoría suní este año.

El gobierno, dominado por los chiíes, está bajo fuertes presiones de la comunidad internacional para atraer tanto a suníes como curdos para formar un gobierno de unidad nacional contra la amenaza extremista.