Presidente Congreso, conmovido por perdón víctimas

El presidente del Congreso colombiano José David Name dijo el viernes que el pedido público de perdón a los habitantes del noreste colombiano porque en el pasado algunos legisladores fueron cómplices de las bandas paramilitares es un mensaje de que puede haber paz y reconciliación en Colombia.

"Yo creo que no es frecuente pedir perdón", aseguró por teléfono a The Associated Press el senador Name, quien con su perdón público dio cumplimiento a la orden de un tribunal judicial que en 2010 había exigido esas excusas públicas para los habitantes del departamento de Norte de Santander, en la frontera con Venezuela.

"Realmente quedé muy conmovido y lo hice con todo el convencimiento. Era necesario pedirles perdón a las familias, pedirle disculpas al país por la omisión o por la inoperancia por parte del Congreso para impedir esos acontecimientos" violentos, explicó el político.

A finales de los años 90 y principios de la década pasada, centenares de paramilitares se tomaron a sangre y fuego la región y en unos cuatro años asesinaron a varios miles de personas con el argumento de que eran simpatizantes o ayudantes de las guerrillas.

De hecho, el jefe de ese escuadrón paramilitar, Jorge Iván Laverde, alias "el Iguano", le reconoció a la AP --en su sitio de reclusión-- haber estado detrás de unos 3.000 homicidios, ya por orden suya, ya por mano propia.

"Me parece que es el momento oportuno para enviarles un mensaje de reconciliación al país y a los colombianos: sí podemos tener una paz y sí es posible hacer la paz en Colombia", agregó Name, integrante del oficialista Partido Social de la Unidad de la Nacional o Partido de La U.

En el acto de perdón público del jueves, Name enfatizó en que "nunca más en el Congreso puede ser aceptable que las fuerzas políticas que recibieron apoyo de los grupos armados se autoproclamen como representantes de la sociedad".

El comentario de Name hacía alusión al congresista Ricardo Elcure, que murió en 2012 y quien fue condenado por la Corte Suprema de Justicia por sus nexos con los escuadrones paramilitares.

El perdón público de Name se dio en momentos en que el Parlamento se prepara un debate sobre el paramilitarismo en el país, promovido por el congresista de izquierda Iván Cepeda.

En principio Cepeda pretendía que el debate fuera en contra del hoy senador y otrora presidente colombiano Álvaro Uribe (2002-2010) por sus aparentes lazos con el paramilitarismo y el narcotráfico.

Pero en el Legislativo no se permitió la propuesta de Cepeda con el argumento de que el control político no se ejerce entre congresistas.

Uribe siempre ha negado los señalamientos de Cepeda.