Seahawks y 49ers buscan consolidarse en la NFC

Firmes en el primer sitio del ranking de la NFL de The Associated Press, los Seahawks Seattle abrieron la temporada con una impresionante victoria sobre los Packers de Green Bay, una de las escuadras aspirantes al título.

Seattle mostró una defensa tan asfixiante como la que le ayudó a conquistar el Super Bowl en febrero, además de un sólido ataque por tierra y por aire.

Este fin de semana, los Seahawks visitan a los Chargers en busca de confirmar su gran momento. Aquí les presentamos algunos puntos a tener en cuenta sobre ese y otros duelos claves en la segunda fecha de la NFL:

SEAHAWKS-CHARGERS

Antes de que se fueran de vacaciones tras ganar el campeonato, Pete Carroll recomendó a sus jugadores que no se distrajeran porque tenían la oportunidad de repetir título. En su primer partido dejaron en claro que tomaron en cuenta sus palabras y machacaron a los Packers por 36-16.

La defensa representó un acertijo imposible de resolver para Green Bay, que no lanzó una sola vez en dirección del cornerback Richard Sherman. El ataque, en el que por primera vez en meses se pudo utilizar a Percy Harvin como receptor y corriendo con el ovoide, mostró que está reforzado y eso dificulta la tarea de retarlos por el título.

San Diego tiene pocos factores a su favor para este juego, quizá el único es que juega como local. El año pasado los Chargers llegaron a la recta final de la campaña con record de 4-6 pero se recuperaron para ganar cinco de los últimos seis partidos y se colaron a la postemporada. Pero el optimismo por los resultados de la buena relación desarrollada entre el entrenador Mike McCoy y el quarterback Philip Rivers quedaron acallados en su primer partido de 2014, en el que Arizona maniató al ataque al grado de permitirles sólo tres puntos en la primera mitad.

El quarterback de Seattle, Russel Wilson, jugará por primera vez en el estadio de los Chargers, equipo con el que su padre buscó un puesto de wide receiver en la década de 1980 pero no se quedó con el equipo. "No puedo esperar", por el juego dijo Wilson. Esas no son buenas noticias para San Diego.

BEARS-49ERS

Aunque la temporada es joven, hay un sentido de urgencia en Chicago, anfitrión de 49ers. Jay Cutler tiene que echarse el equipo a cuestas tras perder contra Buffalo y ante la visita de una potencia en la conferencia.

El panorama no luce sencillo ya que probablemente no cuente con su centro y guard titulares, el jugador de origen mexicano Roberto Garza, y Matt Slauson, respectivamente, ambos lastimados del tobillo. Por si fuera poco, el estelar wide receiver Brandon Marshall sufrió un fuerte golpe en la cabeza y está en duda para el domingo, al igual que la sensación de la campaña anterior Alshon Jeffery. Los Bears aún cuentan con Matt Forte y Santonio Holmes, pero con una línea diezmada será difícil enfrentar a una defensa fuerte pese a la ausencia de NaVorro Bowman y Aldon Smith.

Cutler sabe qué tan importante es su desempeño ante San Francisco. "Probablemente sea un poco más importante esta semana", dijo el jueves.

Los 49ers deben aprovechar cualquier ventaja para no rezagarse en la conferencia ante Seattle. Su primer partido fue poco más que una práctica ante Dallas, al que ganaba 28-3 al descanso. Frente a una defensa débil obtuvieron más de 100 yardas por tierra y Colin Kaepernick logró más de 200 por aire con dos touchdowns, pero no lograron puntos en la segunda parte. La defensa de Bears no es tan mala como la de Dallas, pero tampoco luce como una oposición seria para San Francisco, basta recordar que permitió a Buffalo sumar 193 yardas por tierra.

Es de esperarse que los 49ers confíen en Frank Gore para abrir los caminos. La semana pasada el running back se unió al club de quienes han ganado más de 10.000 yardas por tierra y es apenas el 10mo jugador que lo consigue jugando para el mismo equipo. San Francisco estrenará su nuevo estadio Levi's en un partido de temporada regular, un inmueble que costó 1.300 millones de dólares y cuenta con el último grito en la tecnología.

EAGLES-COLTS

Dos pasadores de gran calibre estelarizan el cierre de la segunda fecha de la NFL. Andrew Luck y los Colts reciben a Nick Foles y los Eagles de Filadelfia, que abrieron sufriendo ante los Jaguars pero enmendaron el camino y se impusieron por 34-17. Ambos mariscales lograron más de 300 yardas de ganancia por aire en su primera salida, pero los buenos números de Luck no fueron suficientes para derrotar a los Broncos.

El duelo enfrenta a viejos conocidos, aunque con uniformes distintos. Los equipos de Chip Kelly enfrentaron tres veces a Luck cuando aquel dirigía a la Universidad Oregon y el quarterback encabezaba a Stanford en el fútbol americano universitario. Kelly puso en práctica con los Ducks ese ataque sin reunión, que saca cada jugada con pocos segundos de descanso para no dar reposo a las defensas.

Los Eagles consiguieron 150 yardas con sus dos running backs, Lesean McCoy y Darren Sproles, y casi 100 de Jeremy Maclin, quien asumió el papel de principal objetivo en el juego aéreo tras la salida de DeSean Jackson. La defensa de los Colts, por su parte, tuvo problemas para contener a la ofensiva de Denver y los Broncos convirtieron 50% de las terceras oportunidades que tuvieron en la primera fecha. El panorama no lucía bien para esta unidad sin la presencia de Robert Mathis, líder en sacks de la NFL en 2013, suspendido por violar la política de drogas de la liga, quien el lunes se lastimó el talón y quedará fuera toda la campaña.

Filadelfia, favorito en el Este de la Nacional, más por las carencias de sus rivales que por su propia fortaleza, podría ser el único equipo con victoria al finalizar la jornada ya que los Cowboys, Redskins y Giants enfrentan juegos complicados ante Titans, Jaguars y Cardinals.