Congregaciones religiosas aceptan más a gays

La aceptación de homosexuales y lesbianas en las congregaciones religiosas en Estados Unidos aumentó significativamente entre 2006 y 2012, pero descendió en congregaciones católicas, según nueva información publicada el jueves.

El Estudio de Congregaciones Nacionales de la Universidad de Duke se realizó sobre la base de entrevistas con representantes --usualmente del clero-- de 1.331 iglesias, mezquitas, templos, sinagogas y otras casas de oración.

En general, el estudio encontró que la aceptación de homosexuales y lesbianas en las congregaciones estadounidenses aumentó de 37% a 48% en el período de seis años. La aceptación de homosexuales y lesbianas como líderes voluntarios aumentó de 18% a 26%.

El aumento fue especialmente significativo en las iglesias protestantes negras, iglesias protestantes liberales blancas y entre congregaciones no cristianas.

Carl Greene ha vivido esos cambios como el líder abiertamente homosexual de la Iglesia de San Marcos, en Chattanooga, Tennessee. San Marcos es parte de la Iglesia Metodista Unida, cuya postura oficial es que la homosexualidad es incompatible con la enseñanza cristiana.

Debido a que es gay, Greene no tiene permitido ser ordenado, aunque es un ministro secular certificado y encabeza su iglesia con la bendición de las autoridades metodistas locales.

Cuando se encargó de la iglesia en 2012, había disminuido a aproximadamente 20 fieles y estaba a punto de cerrar. Actualmente tiene cerca de 150, tanto homosexuales como heterosexuales. Greene dijo que mucha gente viene a la iglesia debido a esa diversidad.

"Siempre escucho que la gente quiere que sus hijos vean la manera como debería verse el reino de Dios''', comentó.

El estudio concluyó además que la aceptación de miembros homosexuales y lesbianas en las iglesias protestantes conservadoras blancas aumento de 16% a 24% durante el período de la encuesta. Su aceptación de voluntarios homosexuales y lesbianas, empero, se mantuvo sin cambio a 4%.

Quizá sorprendentemente, dado el apoyo a homosexuales y lesbianas entre los católicos en general, representantes de la Iglesia católica encuestados expresaron menos aceptación a tener miembros homosexuales en 2012 que en 2006, bajando de 74% en 2006 a 53% en 2012. Aunque la baja es grande, la tasa de aceptación, de 48%, sigue siendo la más alta entre todas las congregaciones encuestadas.