Obama recuerda ataques del 11 de septiembre

Seis veces al presidente Barack Obama ha hablado al pueblo estadounidense para abordar el legado de los ataques terroristas del 11 de septiembre del 2001 en el aniversario de ese día fatal. En cada ocasión, su mensaje ha respondido a exigencias del momento, para destacar aspectos de resistencia, servicio público, tolerancia y reconciliación.

Este año, con la amenaza acechante del grupo extremista Estado Islámico, el discurso de Obama regresa a épocas anteriores y tiene un tono menos triunfal. Aun así, el presidente ofreció razones para el optimismo el jueves en breves declaraciones en el monumento que recuerda el ataque al Pentágono.

"Trece años después que mentes mezquinas y llenas de odio conspiraron para hacernos caer, Estados Unidos sigue erguido y orgulloso", dijo Obama.

No mencionó el nuevo plan del gobierno para incrementar las acciones militares y diplomáticas contra el Estado Islámico. En lugar de ello, optó por recordarles a los estadounidenses que "en tres meses concluirá nuestra misión de combate en Afganistán".

Pero en un discurso a la nación en la víspera del aniversario, Obama admitió: "No podemos borrar toda traza de maldad del mundo, y pequeños grupos de asesinos tienen la capacidad de hacer gran daño. Así era antes del 11 de septiembre y así es hoy".

Obama le hablaba a un público cada vez más preocupado por el extremismo islámico. Seis de cada 10 estadounidenses dicen ahora estar muy preocupados por el ascenso del extremismo islámico en el mundo, la proporción mayor desde el 2007, de acuerdo con un sondeo del Pew Research Center

"La imagen de unos Estados Unidos que llegan al final de la guerra contra el terrorismo se ha vuelto difícil de promover en los últimos años", dice Peter Feaver, experto en guerra y opinión pública en la Universidad Duke. "La vieja retórica de que estamos a punto de ganar la guerra contra el terrorismo no puede sostenerse".

Unos pocos minutos antes de las 9 de la mañana del jueves, Obama emergió de la Casa Blanca junto con su esposa, Michelle, y el vicepresidente Joe Biden para guardar un minuto de silencio en ocasión del 13er aniversario de los ataques terroristas.

Numerosos miembros del personal de la Casa Blanca se sumaron a los Obama y a Biden para el momento solemne bajo cielos nublados. Poco después, el presidente, la primera dama y el vicepresidente se dirigieron al Pentágono.

___

Nancy Benac está en Twitter en http://twitter.com/nbenac