Honolulu alejará a los sin techo de los turistas

El Ayuntamiento de Honolulu aprobó el miércoles varias medidas para trasladar a los sin techo lejos de los centros turísticos de Hawái, incluyendo una norma que prohíbe sentarse y tumbarse en las aceras de la popular área de Waikiki.

Sin embargo, otra iniciativa para impedir que los desamparados descansen en las aceras del resto de la isla fue rechazada.

La industria turística había presionado al consejo municipal para que actuara, con los representantes hoteleros afirmando que los visitantes se quejan a menudo sobre la seguridad y los desperdicios.

El ayuntamiento respondió, en parte, al aprobar una medida que prohíbe utilizar las aceras como un servicio al aire libre en la isla de Oahu.

"Hay una expectativa hacia Waikiki, para Hawái. Es un sueño", dijo Helene "Sam" Shenkus, directora de marketing del Royal Hawaiian Center. "Y como son familias y es su dinero, no tienen por qué venir aquí".

Alan Naitom director general del hotel Ohana Waikiki East, dijo que encarga de manera habitual a sus empleados que limpien los restos de desechos humanos de un parque cercano.

Sin embargo, los críticos creen que las propuestas criminalizan a los sin techo en lugar de ofrecer asistencia a personas vulnerables.

"Estamos ayudando al público a ver a los sin techo como personas sin rostro; ni siquiera personas, sino objetos que barrer a un lado", dijo el concejal Breene Harimoto, que votó contra todas las propuestas salvo la prohibición a orinar y defecar en Waikiki. "Estoy muy preocupado por esto".

Las personas sin hogar de Waikiki dicen que las normas no cambiarán mucho su vida, porque ya se les suelen imponer multas por acampar que no pueden pagar.

La ciudad también está preparando una zona de acampada legal en una isla remota y en su mayoría industrial, alejada de los complejos turísticos. Algunos de los estimados 4.700 sin techo de Oahu podrían obtener permiso para acampar en San Island, que se utilizó durante la Segunda Guerra Mundial como campo de internamiento para estadounidenses japoneses y ahora acoge una planta de tratamiento de aguas residuales y un antiguo vertedero.