Filipinas propone región autónoma musulmana

El presidente de Filipinas propuso el miércoles dar a los musulmanes en el sur de este país abrumadoramente católico la capacidad de tener su propio gobierno bajo su bandera, como parte de un plan de paz para poner fin a una rebelión armada de cuatro décadas que ha dejado 150.000 muertos.

La propuesta de ley presentada por el presidente Benigno Aquino III al Congreso da cuerpo a un acuerdo de paz firmado en marzo con el mayor grupo insurgente musulmán en el país, el Frente Moro Islámico de Liberación.

La región autónoma en la isla sureña de Mindanao, que será llamada Bangsamoro, tendría su propio parlamento de 60 miembros que ejercería poder exclusivo en áreas como agricultura, comercio, turismo y educación.

Bajo la propuesta, la ley islámica de la Sharia se aplicaría a los musulmanes en la región, pero el sistema de justicia del país seguiría siendo aplicable a los no musulmanes. El grupo Moro ha criticado los actos terroristas de grupos extremistas como el Estado Islámico, que busca imponer una extrema versión de la Sharia en áreas bajo su control en Siria e Irak.

Pero al menos tres pequeños grupos rebeldes musulmanes en el sur de Filipinas se oponen al acuerdo de autonomía y han prometido seguir luchando por una patria musulmana separada.

La zona autónoma, que cubre cinco provincias, reemplazaría una ya existente, considerada un total fracaso. El nuevo plan confiere mucho más autonomía a la región, y el gobierno de Aquino además ha prometido inyectar 17.000 millones de pesos (389 millones de dólares) en fondos especiales de desarrollo en los próximos cinco años a la región, que ha sido dañada económicamente por el largo conflicto.