Premier chino promete mayor apertura económica

El primer ministro de China prometió el miércoles abrir un poco más la segunda economía del mundo a las compañías extranjeras, con condiciones favorables, a pesar de una serie de investigaciones antimonopolio que según grupos empresariales buscarían limitar la competencia.

Li Keqiang, quien habló ante una conferencia empresaria, no mencionó las investigaciones en curso contra automotrices, proveedoras de medicamentos y tecnología y otras compañías extranjeras. La Cámara de Comercio de Estados Unidos dijo en un informe esta semana que las investigaciones apuntan de manera injusta a las compañías extranjeras, en posible violación de los compromisos de libre comercio asumidos por Beijing.

"Nos oponemos al proteccionismo en todas sus formas", dijo el premier en el Foro Económico Mundial en Tianjin, al este de Beijing. "Seguiremos aplicando una estrategia de apertura más dinámica".

También prometió "mejorar y estandarizar el ambiente de negocios" para atraer compañías e inversiones extranjeras".

En su discurso, Li se hizo eco de promesas frecuentes de las autoridades chinas, pero las investigaciones antimonopolio han suscitado dudas acerca de la actitud de Beijing hacia las compañías extranjeras.

Grupos empresariales han dicho que los reguladores podrían usar las investigaciones para obligar a las compañías a reducir los precios o promover a los competidores chinos.

Los reguladores han multado a proveedores japoneses de autopartes y productores extranjeros de lácteos. Funcionarios dicen que Audi, Mercedes, Chrysler y otras automotrices serán sancionadas por violar la ley antimonopolios.

La presión reguladora no sólo ha frenado el crecimiento económico sino que ha alimentado el pesimismo de las compañías extranjeras en China. Un sondeo de la Cámara de Comercio Estadounidense en China halló que el 60% de los gerentes encuestados se sentían "menos bienvenidos" en el país, comparado con el 41% a fines de 2013.

Beijing quiere que las compañías extranjeras ayuden a China a convertirse en creadora de nuevas tecnologías para sustentar empleos mejor remunerados y crecimiento económico favorable al medio ambiente, declaró el primer ministro.

"Nos esforzaremos para convertir a China en un importante país innovador", dijo el premier.