Combates en Irak demoran venta de gas iraní

Los combates entre las fuerzas iraquíes y los milicianos del Estado Islámico obligan a demorar el inicio de las exportaciones de gas natural de Irán a su vecino, dijo el ministro del Petróleo de Irán a medios locales el miércoles.

El ministro de Petróleo, Bijan Zanganeh, dijo que el gasoducto, que todavía está en construcción del lado iraquí, atraviesa territorio actualmente controlado por el Estado Islámico.

El grupo extremista tomó grandes territorios en el norte y oeste de Irak y ahora enfrenta a las fuerzas regulares, que intentan recuperar el terreno perdido con ayuda de ataques aéreos de Estados Unidos.

Los trabajadores del gasoducto, iraníes en su mayoría, han sufrido varios ataques, sobre todo en la provincia de Diyala, los que han interrumpido las obras.

"La insurgencia en Irak está postergando las exportaciones", dijo Zanganeh, según medios locales. No aclaró cuándo podría estar terminada o iniciar operaciones.

Bajo un acuerdo de 2012, Irán debía iniciar la exportación de gas a Irak a partir de 2014 mediante el nuevo ducto, que debe alimentar tres plantas generadoras. Se hablaba de un segundo ducto a la ciudad iraquí de Basora, y en 2013 Irak aprobó la construcción de un gasoducto iraní a través de su territorio para conectar a Irán con su aliado Siria. La inversión era de 10.000 millones de dólares.

Irán posee las segundas reservas de gas natural más grandes del mundo después de Rusia.

Teherán intenta aprovechar esas enormes reservas de gas natural y los productos petroquímicos refinados para superar las sanciones que le imponen las potencias occidentales por su programa nuclear. Las sanciones se concentran en las exportaciones de petróleo y el bloqueo del acceso iraní a las redes bancarias internacionales.