Dos detenidos en Australia por cargos terrorismo

La policía australiana detuvo el miércoles a dos hombres acusados de prepararse para combatir en Siria, reclutar yihadistas y recaudar dinero para una escisión de al-Qaida. Un alto cargo de espionaje australiano advirtió que el país podría elevar su nivel de alerta terrorista al segundo más alto en cuestión de días.

Un contingente de 180 policías participó en los registros de nueve inmuebles en las ciudades de Brisbane y Logan, en la costa este de Australia, según el comisario asistente de la policía federal, Neil Gaughan.

Los registros se produjeron horas después de que el director general de la Organización de Inteligencia de Seguridad Australiana, David Irvine, advirtiera de que el nivel de alerta terrorista podría elevarse de "media" a "alta" esta semana debido al peligro que plantean los partidarios del grupo Estado Islámico.

Los dos hombres, que no han sido identificados, tienen 21 y 31 años y comparecerán el jueves ante un tribunal, acusados de preparar incursiones en Siria con la intención de participar en actividad hostil, señaló Gaughan.

Un portavoz de la policía no pudo aclarar en un primer momento si las acusaciones se referían a que los detenidos se estaban preparando a sí mismos para combatir o a otras personas.

Además, el detenido de 21 años está acusado de reclutar gente para participar en actividades hostiles en Siria. El de 31 años, a su vez, está acusado de proporcionar fondos a Jabhat al-Nusra, también conocido como el Frente Nusra.

No está claro a qué penas de prisión podrían enfrentarse de ser condenados.

Ambos sospechosos estaban vinculados al Centro Islámico iQraa en Logan, una de las instalaciones registradas, dijo Gaughan. El centro es una tienda de ropa y libros sin ánimo de lucro, con cafetería, y los medios lo han vinculado con yihadistas.

La policía incautó una "cantidad significativa de datos electrónicos", un arma de fuego y varias ballestas en los registros, añadió Gaughan.

Irvine dijo el mes pasado al Club Nacional de Prensa que se estimaba que 60 ciudadanos australianos combatían en Irak y Siria por Jabhat al-Nursa y Estado Islámico, otra escisión de al-Qaida.