Las reformas en Ferguson topan con malestar

Los esfuerzos de las autoridades de Ferguson para reparar la dañada relación del gobierno con sus vecinos han comenzado de forma accidentada.

El martes se celebró la primera reunión abierta al público de cargos electos desde la muerte el 9 de agosto de Michael Brown, un joven negro de 18 años que estaba desarmado y fue abatido por disparos de un policía blanco.

El suceso expuso un conflicto racial subyacente en Ferguson y otras localidades cercanas, en comunidades de mayoría negra del norte del contado de San Luis, y provocó días de protestas que en ocasiones se tornaron violentas.

El Consejo Municipal de Ferguson anunció una serie de propuestas, como reducir los ingresos por multas judiciales empleadas para operaciones generales de la ciudad y reformas de los procedimientos judiciales.

Ponente tras ponente, los asistentes expresaron el martes sus dudas sobre las reformas previstas, y su descontento hacia los cargos municipales presentes.