Nevada: Nuevo juicio para convicta de asesinato

Una mujer que ha estado más de 30 años en prisión por un asesinato en Nevada recibirá un nuevo juicio, luego que evidencia de ADN recién descubierta vinculase a un recluso de Oregon con el asesinato en 1976 de una estudiante en Reno, además de otros dos asesinatos en California, informó su abogado.

El fallo del juez del distrito de Washoe, Patrick Flanagan, se reveló el lunes luego que la abogada pública Maizie Pusich dijese que una muestra de ADN hallada en un cigarrillo en un garaje en Reno --donde fue encontrado el cadáver de Michelle Mitchell, de 19 años-- corresponde con el de un recluso que actualmente cumple sentencia por intento de asesinato.

Pusich representa a Cathy Woods, de 64 años, que fue declarada culpable del homicidio de Mitchell, cometido en el campus de la Universidad de Nevada en Reno.

Woods recibió un nuevo juicio en el caso el lunes, luego que se presentó la nueva evidencia. El juez Flanagan ordenó además que Woods quedase en libertad y fijó el inicio del nuevo juicio para el 13 de julio de 2015.

"Estamos deleitados de que Cathy pueda irse a casa y vamos a tratar de probarle al resto del mundo que ella es inocente", dijo Pusich tras la audiencia. "Es una situación horrible, pero por suerte hoy avanzamos en la dirección correcta".

Pusich dijo en documentos presentados en la corte el lunes antes de la audiencia que la muestra de ADN hallada en el cigarrillo corresponde con el recluso de Oregon Rodney L. Halbower, de 66 años.

El FBI dijo el lunes en una declaración en San Francisco que Halbower fue nombrado "posible involucrado" en el asesinato de cinco mujeres jóvenes en el área de San Francisco en 1976, un caso conocido como "Los Asesinatos de Gypsy Hill".

La agencia dijo que el vínculo de ADN con esos casos había sido establecido por laboratorios forenses en los condados de San Mateo, California y Washoe, Nevada.

Halbower no tiene derecho a libertad bajo palabra hasta el 2026. No estaba claro de inmediato si tiene abogado.

Originalmente Halbower fue sentenciado a prisión en Nevada por violación de una crupier de blackjack en el centro de Reno en noviembre de 1975, un ataque que ocurrió apenas dos meses antes de que Mitchell fuese asesinada a unas pocas cuadras de distancia, dijo Pusich.

Más tarde fue sentenciado a dos cadenas perpetuas por violación y otros cargos. Escapó de prisión en Nevada dos veces, pero fue recapturado antes de quedar en libertad bajo palabra para comenzar a cumplir sentencias en Oregon.

El portavoz del FBI Peter Hill reveló en marzo que el ADN en el cigarrillo en Reno correspondía con el del semen encontrado en al menos una escena de crimen en San Mateo, California, y que agentes del Buró habían reabierto la serie de casos.

Pusich dijo el lunes que el ADN hallado en dos de esos casos de asesinato y violación en California pertenecía también a Halbower.

"Ningún ADN encontrado en la escena del asesinato de Michelle Mitchell pertenece a Cathy Woods", dijo la abogada.

Con lágrimas en los ojos, el hermano de Woods, Al Carter, de 58 años, dijo a reporteros tras la audiencia que se había enterado de que había enterado que había otro sospechoso en el asesinato de 1976.

"Estoy muy feliz", dijo de la posibilidad de una conclusión para su hermana y la familia de Mitchell.

Cuando estaba bajo atención siquiátrica en el Centro Médico de la Universidad del Estado de Luisiana, Woods confesó haber matado a Mitchell, pero luego se retractó. Ella fue declarada culpable del asesinato en 1980 y ganó una apelación ante la Corte Suprema de Nevada, pero fue convicta de nuevo en 1985.

Pusich dijo que Woods no recuerda haber confesado el asesinato tras ser ingresada en el hospital siquiátrico por su madre por razones no relacionadas con delito alguno.

"Me dicen que fue el producto de desear una habitación privada", dijo Pusich. "A ella se le dijo que no era lo suficientemente peligrosa como para ser elegible y en poco tiempo estaba diciendo que había matado a una mujer en Reno".

Carter dijo que trató que mantener esperanzas de que su hermana eventualmente quedaría en libertad, pero comenzó a temer que ella moriría en prisión.

"Yo la he oído hablar de apelaciones mucho tiempo, pero pensé que se debía a su condición mental", dio. "Resulta ser que tenía razón".

___

El periodista de The Associated Press Steven DuBois en Portland, Oregon, contribuyó a este reportaje.