India y Paquistán ayudan a víctimas de inundación

Rescatistas en lanchas y helicópteros trabajaban el lunes para salvar a miles de personas atrapadas en casas y techos después de que inundaciones y aludes mataron más de 320 personas en la región Himalaya de Cachemira y el este de Pakistán.

Seis días de lluvias torrenciales han inundado ambos lados del territorio dividido de Cachemira, el cual reclaman tanto India como Pakistán.

Un oficial de alto rango de las fuerzas armadas de India dijo que el valle de Cachemira está enfrentando peligro crítico.

"Nuestro enfoque sigue siendo rescatar personas que están atrapadas en sus casas, y proporcionarles algunos artículos básicos", dijo el teniente general D.S. Hooda.

Aunque la lluvia ha parado, miles de personas están en riesgo en ambos países.

En la porción de Cachemira controlada por India, la cual sufrió su peor inundación en cinco décadas, la fuerza del agua rompió torres de transmisión eléctrica y causó estragos en la telefonía celular y redes terrestres, dejando a muchas personas en la oscuridad y sin medios de comunicación.

Y en el norte y oriente de Pakistán, incluida la parte de Cachemira bajo su control, soldados estaban ayudando a las autoridades civiles en las operaciones de rescate.

En la India han muerto más de 120 personas, indicaron las autoridades. Ahmad Kamal, vocero de la Autoridad Nacional de Atención de Desastres de Pakistán, dijo que la cifra de muertes ahí había llegado a 205 personas, 131 de ellas en el distrito de Punjab y 74 en las áreas de Cachemira y Gilgit.

Las autoridades paquistaníes se estaban preparando para un empeoramiento de las condiciones debido a que estaban subiendo los niveles de los ríos Chenab e Indo, señaló Kamal.

El campesino Abid Hussain, quien estaba entre quienes fueron rescatados en helicóptero al poblado de Pindi Bhattian, dijo que no pudo salvar nada de la enorme corriente de agua que atravesó su casa.

"Estábamos en casa cuando alguien gritó repentinamente: 'llegó el agua''', comentó Hussain a reporteros en Pindi Bhattian, 265 kilómetros (165 millas) al sureste de Islamabad.

"No pudimos hacer nada más que correr a la mezquita. Pronto tuvimos que subir al techo porque el agua inundaba el piso inferior. Estuvimos en el techo por dos días hasta que el helicóptero nos rescató", dijo Hussain.